Ayuntamiento de Molina de Segura





Molina de Segura recibirá 265.163 euros del Gobierno de España para atender las necesidades sociales provocadas por la pandemia del COVID-19

AddThis Social Bookmark Button

El Gobierno de España destina a políticas sociales 300.000.000 euros, correspondiendo 9.248.806 euros a la Región de Murcia, para la atención de las necesidades sociales provocadas por la pandemia del COVID-19. El Ayuntamiento de Molina de Segura recibirá un total de 265.163 euros destinados a cubrir las necesidades materiales y de convivencia a las que se enfrenta la población, y especialmente los colectivos más vulnerables, por las medidas de aislamiento decretadas y el cierre de centros sociales, según ha explicado, el sábado 11 de abril, el Primer Teniente de Alcalde, Concejal de Bienestar Social y portavoz del Comité Municipal de Seguimiento del COVID-19 en Molina de Segura, Ángel Navarro García.

 

Este crédito extraordinario irá destinado principalmente al apoyo económico directo a familias con dificultades afectadas por COVID, atención a familias numerosas y monoparentales, ayudas de emergencia para atender necesidades básicas provocadas por el COVID-19 (alimentación, medicamentos, recibos de suministros, etc.) y medidas de apoyo domiciliario para  las personas más vulnerables, personas aisladas y discapacidad.

 

Desde el Centro de Servicios Sociales, y siguiendo instrucciones del Gobierno local, se ha diseñado una propuesta técnica que recoge medidas para hacer frente a necesidades emergentes por las situaciones sociales extraordinarias.   Para la atención de las necesidades sociales que se puedan plantear, los servicios sociales atenderán telefónicamente  todos los días, incluyendo fines de semana y festivos, en las líneas telefónicas 968 64 40 20 y 968 64 40 80, de manera ininterrumpida, en horario de 08.00 a 21.00 horas.

 

“Los Servicios Sociales del Ayuntamiento  de Molina de Segura se ponen a disposición de la ciudadanía de lunes a domingo, trabajando de manera intensa y continuada para  mantener, durante la crisis social provocada por el COVID-19, el bienestar social de la población y la prevención de situaciones de riesgo psicosocial que generen efectos negativos en los grupos de especial vulnerabilidad”, señala Ángel Navarro.