Ayuntamiento de Molina de Segura





Turismo

AddThis Social Bookmark Button

Video presentación Mueseo del Enclave de la Muralla MUDEM

 

        Molina de Segura es un municipio que conjuga tradición y progreso, historia y futuro, un lugar donde conviven en armonía la Huerta y el Campo, la innovación y la tecnología con la artesanía. La reciente recuperación del patrimonio histórico y natural abre la puerta a un inmenso potencial turístico y cultural, que pone en valor una identidad que va dejando huellas imborrables.

           En Molina de Segura sabemos emocionarte, en cualquier época del año y en cualquier momento, a través de espacios, rutas y eventos creados para disfrutar y descubrir sus rincones. Arte, historia, ciencia e innovación, gastronomía, comercio, festivales y naturaleza se unen en una variada oferta de actividades que se extiende a lo largo de todo el año.

Plaza Cristo Rey, barrio del Castillo           La Historia se convierte en protagonista en el emblemático proyecto para el municipio y para el patrimonio cultural “Enclave de la Muralla”, donde se encuentra el MUDEM, Museo del Enclave de la Muralla. Nada mejor para impregnarse de historia e historias que visitando el Centro"Los Postigos", donde se conserva un tramo de la antigua muralla que rodeó la ciudad y que está ubicado en el Barrio del Castillo, punto de partida para iniciar la ruta “Molina Medieval”. Aquí se sitúan el Museo del Horno del Concejo y Casa del Folclore y la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, declarada Bien de Interés cultural; y aquí, todas las callejas y placetas que abrigaron la vida medieval, conducen hasta el Mirador del Castillo, emplazamiento donde se han hallado restos de la antigua Alcazaba y lugar privilegiado para una vista panorámica de la Huerta, la Vega Media y el horizonte de varios municipios y sierras de la Región.

 El consejo, de Manuel Mateo Cuenca, engalana la chimenea de Hernández Gil
           Este tránsito medieval transporta al visitante, a través de la ruta “Entre Chimeneas”, a otro  pasado más reciente, el industrial conservero, rememorado hoy en las numerosas y majestuosas chimeneas que siguen en pie, recordando la actividad de las factorías conserveras que afamó la ciudad y sus productos.
          Un municipio que vuelve a mirar de frente  a su naturaleza, a su pasado y a los nuevos caminos de la ciencia y la innovación. Entre naranjos, galanes de noche e infinitos frutales de arcoíris, en bicicleta o a pie, se descubre una tierra amable y acogedora, tesoros naturales, ritos y tradiciones, voces y miradas que abrazan al visitante, se conectan a él y caminan “Entre Sierras”, a través de sus vivencias pasadas y presentes, que se pueden tocar en el Centro La Albarda. Ritos y tradiciones del Campo de Molina y que han ido tallando un “Caudal de Caminos”.

 Lagunas de Campotjar         Caminos y senderos se mezclan con brazales y acequias en un entorno de luz y de agua, dominado por un enérgico Río Segura; giran con la Noria del Llano, Bien de Interés Cultural y guardiana del Museo Etnográfico Carlos Soriano; huerta y ciudad, Universidad y Vega Media, conocimiento y tradición, y se encuentran en la Vía Verde, antigua vía de ferrocarril; conservación y naturaleza se dan la mano en las Lagunas de Campotéjar, el hogar del ave migratoria Malvasía cabeciblanca; en definitiva, incontables rincones como los parajes de La Poza, Fuente Setenil, Ramblas del Chorro o Carrizalejo, donde el tiempo se detiene y resurge Molina de Segura.

          El mayor activo y atractivo de Molina de Segura lo forman sus gentes, las ideas y creacionesB-Side Festival que emprenden, ya sea en el comercio, en la cultura, en el arte, en la agricultura, en la educación o en la empresa, que convierten al municipio en un espacio referente de los servicios.

         Molina de segura es conocida por su oferta cultural consolidada, que abarca ciclos y festivales de música y teatro, como B-Side, Certamen Nacional de Villancicos, Promúsica, Festival Internacional de Teatro, uno de los más arraigados en España; varias salas de exposiciones que acogen a acreditados artistas locales, regionales y nacionales; un espacio abierto a la artesanía comarcal y regional en el Zoco del Guadalabiad, que se supera para abrirse cada mes a la música, a la danza, al circo, a la historia, a las técnicas y recursos naturales, a la huerta, etc. 

         Un puente hacia la innovación y la ciencia se despliega a través de la labor de la Fundación de Estudios Médicos, que permite compartir los logros y desafíos humanos y sociales con las figuras más relevantes del panorama científico y tecnológico nacional e internacional; acompañado por la actividad de la sede de la Universidad Internacional del Mar y por un sinfín de eventos deportivos y de salud.

De tapas por Molina       Disfrutar de este espíritu es una razón de peso para sentir cómo late la ciudad en sus luminosas calles y plazas, al ritmo del dinamismo de sus comercios, ferias y propuestas comerciales, de sus restaurantes y bares, cafeterías y heladerías, para deleitarse con su gastronomía y sus sabrosos productos, pinchos y tapas, o para sentir el teatro, ver las calles y plazas convertidas en escenarios, vivir su esencia, en una  ciudad que ha mimado al teatro como ninguna otra; al compás de las tradiciones y sentimientos que despiertan la Semana Santa y el Vía Crucis viviente de Torrealta. Culminar una intensa jornada de cultura, ciencia, gastronomía o compras con una animada Cena de Teatro un sinfín de imágenes y recuerdos que acompañarán al visitante por mucho tiempo.