Noria Carlos Soriano

AddThis Social Bookmark Button

LA NORIA HIDRÁULICA DEL MUSEO ETNOGRÁFICO CARLOS SORIANO DE MOLINA DE SEGURA



Noria Noria

 

Esta noria fue declarada por la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, Bien de Interés Cultural en el año 2008.

 

El artilugio de elevación de aguas dedicadas al riego, conocido como Noria de Don Carlos Soriano, es uno de los múltiples ejemplares de este tipo desperdigados por la Huerta de Murcia, formando un patrimonio etnológico de orígenes remotos.

 

Se encuentra en la pedanía del Llano de Molina en la carretera Molina-Lorquí, en la ribera del río Segura y a 3,5 Km de Molina de Segura.

 

La noria forma parte del conjunto museístico “Museo Etnográfico Carlos Soriano” compuesto por el museo, una ermita anexa y la propia noria.

 

El origen se remonta a últimos del s. XVIII, época en que se amplían los regadíos en toda la cuenca del Segura. En el siglo XIX (1875) es cuando D. Joaquín Portillo vende todas sus propiedades del Llano a D. Carlos Soriano incluyendo la noria de madera de la que hablamos.

 

Noria

La noria tipológicamente podemos definirla como rueda de corriente que aprovechando la fuerza motriz generada por una corriente de agua, sirve para elevar parte de dicha corriente a un plano superior y por tanto regar tierras más altas. El sistema comienza en el azud de las minas de la Algaida que deriva las aguas del río por la acequia Subirana, llevándolas al pie de la noria. Las aguas elevadas pasan por un acueducto para regar parte de las tierras del Llano.

 

La estructura de la noria se asienta sobre obra de mampostería y sillería.

 

Es un ejemplar de los de doble caño, con un diámetro de 8,12 m y una anchura de 1,10 m. Cada aro tiene 48 cangilones. El resto esta formado por 36 palas y 12 radios. Su rendimiento es aproximadamente de 42 litros por segundo.

 

En el año 2008 fue restaurada siguiendo su estructura original.

 

En su origen y tal como se ha restaurado, debió ser de madera que a los largo del siglo XX sería sustituida por hierro. En el caso de la noria del Llano, su última restauración llegó a hacerse desafortunadamente de fibra de vidrio. La noria que ahora se puede contemplar es de acero y madera para un mayor rendimiento y durabilidad.