Ayuntamiento de Molina de Segura





Centro histórico. Barrio del Castillo

AddThis Social Bookmark Button


El origen. El centro histórico o barrio del castillo. Zona monumental

La estructura del centro histórico o barrio del castillo denota un manifiesto origen medieval. Su forma ovoide constituida por varias líneas de calles concéntricas retrata una adaptación al terreno y a las líneas de nivel.

Callejas estrechas, que refrescan las fachadas de las casas, dotan al centro histórico de un ambiente que nos remonta a tiempos pretéritos.

 

Plazas y espacios urbanos del casco histórico:


Son varias las plazas y espacios urbanos que forman parte del conjunto histórico del Barrio del Castillo.

Entre los espacios urbanos recientemente puestos en valor encontramos el dedicado a contener los restos de la Alcazaba Mirador del Castillo-Casa Maita donde con una intervención vanguardista, se ha recuperado la antigua alcazaba andalusí. Una rampa con acceso desde las distintas calles adyacentes, trepa por la ladera hasta una pequeña plaza donde nos encontramos con una de las torres y un lienzo de la alcazaba medieval. Piezas de acero corten marcan la rampa dando a la ladera un aspecto de armadura defensiva que juega con la idea de fortaleza. Si sobrepasamos el lienzo encontramos un espacio lúdico, un mirador y un silo-pozo de nieve aparecidos en las excavaciones.

En el centro del barrio se abre la Plaza Vieja o de Cristo Rey, con toda probabilidad debió ser la plaza de armas o plaza mayor de la población sobre todo en época medieval-castellana. En todo caso lindaba con la parte este de la fortaleza que se encontraba en lo alto del barrio. En esta plaza, en su parte oeste, se encontraban las dependencias del Concejo y el reloj que regía las horas de la población.

Fue la plaza más importante del pueblo hasta finales del siglo XVIII. Hoy esta ajardinada y es el centro de las actividades del barrio.

 Plaza vieja

 

Otra de las plazas más significativas es la de la Iglesia que aunque ya no cuenta con la dieciochesca casa parroquial, si presenta un ambiente interesante formado por la casa del sacristán y la de Don Jesús. El conjunto se completa con la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción.

Fotografía del lateral de la iglesia de Asunción Fotografía de casa de Jesús

 

Entre las plazas con sabor del barrio del Castillo es la de San Vicente Mártir donde se encuentra una de las subidas a la alcazaba mirador del castillo-casa Maita y una serie de casas de arquitectura popular y en ladrillo macizo.

Una nueva plaza que se incorpora al barrio antiguo, con una traza actual, es la que se ha constituido con la creación del ENCLAVE DE LA MURALLA, a raíz del descubrimiento del trazado norte de la muralla medieval de Molina de Segura. En ella destaca la escultura de Manolo Valdés denominada Dama de Molina y el edificio del Enclave de la Muralla de estilo vanguardista, así como la chimenea de la antigua fábrica de Maximino Moreno.

 

Fotografía de dama de Molina y chimenea

 

Un lugar interesante es el mirador este o de la acequia, en la calle San Ignacio, junto a la carretera nacional 301 donde todo el espacio que ocupa la acequia mayor de Molina se encuentra peatonalizado y ajardinado. Desde este mirador contemplamos parte de la vega del Segura y del Paraje de Alguazas así como los bancales de la huerta cultivados de frutas y hortalizas. Al final de este mirador en dirección sur, encontramos el Molino de la villa

 

Una nueva plaza se abre en la parte trasera de la Iglesia de la Asunción. La de Eduardo Linares Lumeras. Nació la misma al derribarse una manzana completa que existía en la zona hasta los años 80 del siglo XX. Esta plaza da paso a la calle Cervantes donde se encuentra el antiguo pósito que tiene su origen en el siglo XVII y se remodela en el XVIII. Hoy se utiliza como sala de exposiciones y biblioteca Municipal Mercedes Mendoza. En la fachada encontramos un escudo nobiliario de Felipe V y un friso en bajo relieve de cobre repujado, del escultor molinense Pepe Yagües, conmemorativo del IV centenario de la publicación del Quijote.

 

Foto pósito-biblioteca y relieve de Pepe Yagües

Foto interior pósito-sala de exposiciones

 

Otro espacio urbano, ya camino del Barrio de San Roque, es la plaza de la Inmaculada donde además de algún ejemplo de arquitectura popular murciana de principios del siglo XX, contamos con uno de los ejemplos más característicos de mediados del siglo XX. Nos referimos a la Casa y jardines de Torre Anita del arquitecto murciano Pedro Cerdán Martínez.

 

Fotografía de la torre de Anita

 

Los monumentos más significativos del casco histórico son:

La alcazaba del mirador del castillo-casa de la Maita Son los restos de la alcazaba del Hisn Mulina (castillo o enclave de Molina) que dominaban los terrenos circundantes de toda la vega media del Segura y el campo de Molina, sirviendo también de refugio a la población de extramuros. Esta alcazaba esta adecuada para su visita contando con un mirador sobre la vega media del río con un atractivo espectacular.

 

Foto alcazaba del mirador del castillo

Enlace de interés.

La muralla medieval

Se han restaurado recientemente diversos tramos de muralla que podemos contemplar en el interior del Centro de Visitantes y Oficina de Turismo de la calle Pensionista y ver en el Museo del Enclave Muralla (MUdEM).

Todos estos restos pertenecen a la muralla medieval de Molina con una cronología de entre el siglo XI al XIII d. Cr. En los del Museo del Enclave Muralla (MUdEM) destacamos 125 m. de muralla, 6 torres, una de ellas única de nueva lados y la puerta norte de la cerca. Esta última un ejemplar muy interesante de triple codo. Otro elemento a destacar es parte del foso que puede observarse con 7 metros de longitud y 3 de profundidad.


Fotografía de torre nonagonal comienzo de la excavación Fotografía de Puerta de Jesús Carrasco
Muralla y foso Jesús Carrasco

Enlace de interés.

 

El horno del Concejo:

Se trata de un edificio del siglo XVII-XVIII que sirvió para la cocción del pan y otras elaboraciones culinarias de la población. Tenemos noticias de el desde al menos el siglo XV. Hoy tras su restauración por la Escuela Taller y la musealización por la Concejalía de Cultura, se ha convertido en el MUSEO DEL HORNO DEL CONCEJO + CASA DEL FOLCLORE donde, con técnicas muy interactivas, se enseña todo lo relacionado con el pan a lo largo de la historia. Destaca la gran cúpula de ladrillo macizo que forma parte del horno de tipo moruno embutido en la estructura del edificio. También en el mismo edificio se ofrece una pincelada del folclore local destacando los trajes de los hermanos graciosos que con sus vestimentas coloristas participan en el baile de pujas del día de los inocentes.

 

 

Fotografía del interior horno Fotografía de horno

Enlace de interés.

 

Iglesia de Ntra. Sra. De la Asunción

Es la iglesia primigenia de la población heredera de la que antiguamente existía en lo alto del Barrio del Castillo y que debió ser una antigua mezquita.

La Iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción, en el centro de la población, fue inaugurada en 1765. Dentro de una gran sencillez de líneas, guarda en su interior un dedo-reliquia del patrón de Molina, san Vicente mártir; imágenes religiosas del molinense Bernabé Gil, escultor galardonado en los años 40 y 50; frescos de Muñoz Barberán y Luis Garay; una custodia singular del napolitano Carlos Zayadatti, de finales del siglo XVIII (1792), y otros trabajos de autores contemporáneos. Dispone de un archivo que se inició en 1560. En 1983 fue declarada monumento histórico-artístico nacional. En una placita anexa, por la entrada sur de la iglesia, encontramos el denominado cine parroquial donde se proyectaban películas antiguamente y tenía su sede la emisora parroquial de radio.

 

 

Fotografía de cine parroquial  Fotografía de Molina iglesia Asunción altar

Enlace de interés.

 

Casa Torre Anita

Es una casa ajardinada situada en la plaza de la Inmaculada.

Fue construida por el arquitecto murciano Pedro Cerdán Martínez en 1940. El autor, muy reconocido en su tiempo, fue también el arquitecto de numerosos edificios en la región de Murcia como la Convalecencia, hoy sede de la rectoría de la Universidad de Murcia y antigua casa de los curas, el Museo de Bellas Artes de la capital, el Mercado Público de la Unión, sede actual del Festival Nacional del Cante de la Minas, la Casa del Piñón (1902) o el Liceo Obrero de la Unión.

El conjunto esta formado por el jardín y el edificio.

En el jardín destacan su rejería exterior de hierro forjado y de elaboración artesanal así como la vegetación de porte arbóreo y varios ejemplares de palmera datilera.

El interior de la casa esta dividido en varios niveles: Un sótano bajo rasante con varias estancias, la planta baja, con diversas habitaciones, un primer piso y una torre.

En la planta baja, las estancias más interesantes son las que se encuentran a la derecha de la entrada, donde contamos con 3 pinturas murales de Luís Garay, a modo de ventana que representan flores y jarras con motivos vegetales y el salón principal. En este salón principal encontramos otra pintura de Luís Garay. Es un gran lienzo colocado en el techo de la estancia y dividido en varias partes representando figuras femeninas.

Destacan también en esta planta baja los suelos de losa hidráulica que dibujan  diferentes ajedrezados y dibujos geométricos bastante interesantes.

En el primer piso se encuentran los dormitorios familiares. La habitación más interesante es la de matrimonio donde hay que destacar los muebles de claro estilo art deco de principios del siglo XX.

Para subir a la primera planta se utiliza una escalera con rejería forjada artesanalmente y un pasamanos de madera rematado en una cabeza de carácter zoomorfo.

Desde este primer piso se accede a través de unas escaleras a la torre de forma cuadrangular y que constituye uno de los elementos más singulares del edificio.

En el exterior de la edificación hay que resaltar los azulejos policromados que adornan los aleros de los tejados además de los adornos en ladrillo visto que recorren parte de sus paredes.

Además la edificación está coronada por una veleta en hierro forjado que representa a un águila con las alas extendidas.

También destacan en el exterior dos relojes de sol uno en la terraza del primer piso tallado en mármol y otro en la planta baja sobre un pequeño azulejo policromado.

Algunas de las esquinas del edificio están adornadas con pequeños farolillos de latón.

 

 

Fotografía de la torre de Anita Pedro cerdán autor de la casa
Fotografía La unión casa del Pión

 

 

Casa posito. Biblioteca Mercedes Mendoza

Tiene su origen en el siglo XVII (1604), como pósito (almacén regulador del trigo para el abasto de la población y el grano para semillas). Con el paso del tiempo también sirvió de Cárcel, de almacén municipal, terminando tras su restauración en los años 80 del siglo XX, como sala de exposiciones y biblioteca pública llamada recientemente Mercedes Mendoza. La restauración la llevó a cabo en arquitecto Manuel Sánchez Varas.

 

 

Foto interior pósito-sala de exposiciones Foto interior pósito-sala de exposiciones

Enlace con Casa posito. Biblioteca Mercedes Mendoza

 

Molino de la puerta de la villa o de la villa

Es uno de los numerosos molinos que sobre las acequias molinenses existían.

Según el erudito D. Manuel Arnaldos Pérez, el 25 de junio de 1767 se le concede licencia a D. José Antonio López de Oliver para la instalación de un molino en la Puerta de la Villa. La confirmación del Supremo Consejo de Castilla tiene fecha del 28 de julio de 1767. Se sabe que tenía un escudo nobiliario en su fachada.

Es un molino hidráulico, que aprovechando la fuerza del agua de la acequia mayor de Molina, mueve por turbina las piedras que muelen el grano de trigo para producir harina y la cáscara de pimiento para fabricar pimentón. Actualmente esta en desuso aunque conserva su maquinaria. Su nombre da idea de la existencia de una puerta de las murallas en sus inmediaciones.

 

Ermita Santo Sepulcro

Según testimonio antiguo que se encuentra en el archivo de D. Manuel Arnaldos, erudito local, en donde hoy se encuentra la actual ermita del Santo Sepulcro se encontró la antiquísima de S. Roque (hoy en el barrio de su nombre). En los libros de fábrica de la Parroquia se le llama de tres formas: Virgen de la Cabeza y San Roque , Caridad y San Roque o solo San Roque. Esta ermita que ahora contemplamos sustituye a otra mucho más pequeña compuesta por una sola habitación y de traza muy popular donde ya se exponía la imagen del Santo Sepulcro. En la antigua existía decoración pintada de traza popular que aparecieron a la construcción de la actual y que se amortizaron con la nueva obra.

La obra cuenta con una pequeña capilla, en el espacio de la antigua, para albergar las imágenes del Santo Sepulcro y la Soledad, obras de Bernabé Gil Riquelme, el Chinarroso, y una pieza mucho más grande donde se guardan los pasos de la procesión del viernes santo y sirve de sede a la cofradía. La fachada sencilla, es de ladrillo macizo con una pequeña espadaña sobre la parte más pequeña que corresponde a la ermita antigua.  

 

 

Fotografía actual santo sepulcro