Ayuntamiento de Molina de Segura





El sacerdote Ramón Jara Gil recibe la distinción de Hijo Adoptivo de Molina de Segura, a título póstumo

AddThis Social Bookmark Button

El acto institucional de entrega de la distinción de Hijo Adoptivo de Molina de Segura, a título póstumo, al sacerdote Ramón Jara Gil ha tenido lugar el sábado 30 de enero, en el Teatro Villa de Molina. Han asistido el Alcalde de la localidad, Eduardo Contreras Linares, y otros miembros de la Corporación Municipal. Mari Carmen Jara, sobrina de Ramón Jara, ha recogido la distinción municipal de manos del Alcalde.

 

Este acto se ha iniciado con la interpretación de un tema compuesto por el molinense Andrés Meseguer, a cargo de la cantante de la localidad Soledad Susarte Sánchez-Rex. Una vez finalizado el acto institucional, los coros infantiles, juveniles y de adultos de la Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción han ofrecido una actuación musical.

 

El 21 de diciembre de 2015, el Pleno Municipal del Ayuntamiento de Molina de Segura acordó por unanimidad otorgar la distinción de Hijo Adoptivo de Molina de Segura, a título póstumo, a Ramón Jara Gil, Párroco de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, “por su amor y compromiso con la parroquia, declarada Bien de Interés Cultural, a nuestra patrona y al pueblo de Molina de Segura, al que estuvo vinculado estrechamente durante los últimos años de su vida. Así como dedicar una calle, plaza o espacio público a su memoria y realizar un acto institucional de reconocimiento y entrega de la distinción, en el que intervengan personas, entidades e instituciones a las que estuvo vinculado D. Ramón Jara”.

 

El sacerdote diocesano Ramón Jara Gil, a los 75 años de edad, falleció el pasado día 7 de diciembre de 2015 en Roma, donde se encontraba con un grupo de peregrinos del municipio para asistir a la apertura del Año de la Misericordia.

 

Ramón Jara nació en Ceutí el 7 de marzo de 1940, recibiendo el sacramento del Bautismo el día 18 de marzo de 1940 en la parroquia de Santa María Magdalena de Ceutí.  A los de 20 años ingresó en el Seminario Mayor de San Fulgencio, en el primer curso de Filosofía. Allí realizó sus estudios de Filosofía y Teología.

 

Fue ordenado de presbítero en la parroquia de San Bartolomé-Santa María, de la ciudad de Murcia, por Monseñor Miguel Roca Cabanellas, el día 28 de junio de 1967, a la edad de 27 años. Desde el momento de su ordenación ejerció los siguientes cargos:

 

-        Coadjutor de la parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción de Cieza (1967-1969).

-        Cura ecónomo de la parroquia Virgen de los Desamparados, de Cenajo (1969-1971). A la misma vez estuvo encargado de la parroquia de San Antonio de Padua, de Minas (Albacete).

-        Coadjutor de la parroquia de San Miguel, de Murcia (1971-1977).

-        Consiliario Diocesano de la JEC (Juventud Estudiante Católica) (1971-1986).

-        Director espiritual del Instituto Infante D. Juan Manuel (1972-1974).

-        Cura Ecónomo de la Parroquia de San Basilio el Grande, de Murcia (1977-1979).

-        Profesor del Instituto Infante D. Juan Manuel (1979-1986).

-        Delegado Diocesano de Pastoral Juvenil (1980-1986). A la vez fue Director de la Casa Diocesana de Apostolado Seglar.

-        Responsable del Departamento de Pastoral Juvenil de la Conferencia Episcopal Española (1986-1990).

-        Párroco de Ntra. Sra. del Carmen, de Murcia (1990-1994).

-        Profesor del Instituto de El Carmen (1991-1994).

-        Director del Secretariado Diocesano de Hermandades y Cofradías (1994-1996).

-        Rector de los Seminarios Mayor San Fulgencio y Menor San José (1994-1999).

-        Consiliario del Cabildo Superior de Cofradías de Murcia (1994-1999).

-        Párroco de Ntra. Sra. de la Asunción, de Molina de Segura (de 1999 hasta hoy).

 

Estrechamente vinculado a la Semana Santa regional, en 2002 fue Nazareno de Honor del Real Cabildo Superior de Cofradías Pasionarias de Murcia, Pregonero de la Semana Santa de Murcia en 1996 y Mayordomo de Honor de la Cofradía de la Resurrección de Molina de Segura.

 

A su vez ha sido miembro en varios momentos del Consejo Presbiteral de la Diócesis y actualmente era el Arcipreste del Arciprestazgo de Molina de Segura.

 

La figura de Ramón Jara está unida al municipio de Molina de Segura de una forma muy estrecha, desde su responsabilidad como Párroco de la Iglesia Nuestra Señora de la Asunción, un templo por el que se ha volcado denodadamente durante años en los trabajos de rehabilitación y conservación, así como en los actos conmemorativos del 250 aniversario de este Bien de Interés Cultural, y que culminaban el pasado día 4 de diciembre con el acto conmemorativo en el que participó Ramón Jara.

 

Sumado a su dilatada trayectoria pastoral, en Molina de Segura destacó por sus relaciones con los jóvenes, con los niños, su vinculación con la Semana Santa, de donde era consiliario del Cabildo y fue distinguido como Nazareno del Año, así como por su devoción a la patrona molinense, la Virgen de la Consolación, su estrecha colaboración con la Hermandad de la Virgen y su labor a favor de Cáritas Interparroquial de Molina de Segura, entre otros muchos ejemplos.

 

Ramón Jara participó activamente en todos los ámbitos de la vida municipal. Desde su posición de hombre de fe, de consenso, de mesura, querido por la ciudadanía, ejerció su labor en defensa de los más desfavorecidos, facilitando a las organizaciones sociales del municipio la parroquia. Asimismo, en 2007 fue el encargado de pregonar las Fiestas Patronales del municipio.