Ayuntamiento de Molina de Segura





Fauna y Flora Silvestres

AddThis Social Bookmark Button

Introducción


 

Es imperioso proteger y conservar las especies de flora y fauna silvestres y sus hábitats naturales.

En el Convenio sobre Diversidad Biológica firmado en Río en 1992, los países firmantes convinieron en la utilización sostenible de los componentes de la diversidad  biológica y establecieron, entro otros, los siguientes acuerdos:

- Integrar el examen de la conservación y utilización sostenible de los recursos biológicos en los procesos nacionales de toma de decisiones.

- Adoptar medidas para evitar o reducir los efectos adversos para la diversidad biológica.

- Proteger y alentar la utilización consuetudinaria de los recursos biológicos conforme a las prácticas culturales tradicionales compatibles con la conservación.

- Prestar ayuda a las poblaciones locales para preparar y aplicar medidas correctivas en zonas degradadas donde la diversidad biológica se ha reducido

- Fomentar la cooperación entre autoridades y sector privado para la elaboración de métodos orientados a la utilización sostenible de los recursos biológicos.

La Directiva 92/43/CEE, de 21 de mayo de 1992, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la flora y fauna silvestres, tiene por objetivo considerar la biodiversidad como un patrimonio común y contribuir a su conservación, restauración y mejora, mediante la conservación de los hábitats naturales y de la flora y fauna silvestres en el territorio europeo, teniendo en cuenta las exigencias económicas, sociales, culturales y regionales, de forma congruente con el objetivo general de un desarrollo sostenible.

Se consideran como hábitats naturales los espacios donde viven la flora y fauna silvestres, tanto si son enteramente naturales (sus suelos y pobladores no han sido apenas modificados por las actividades humanas) como seminaturales (aquellos espacios transformados por las actividades humanas, que han sido dirigidos para la producción de especies de plantas y animales beneficios para el ser humano, como los agrosistemas).

El Título III de la Ley 42/2007 de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad se centra en la Conservación de la biodiversidad silvestre, estableciendo la obligación de que las Comunidades autónomas adopten las medidas necesarias para garantizar la conservación de la biodiversidad que vive en estado silvestre, atendiendo preferentemente a la preservación de sus hábitats y estableciendo regímenes específicos de protección para aquellas especies silvestres cuya situación así lo requiera.

La conservación, protección y mejora de la calidad del medio ambiente, incluida la conservación de los hábitats naturales como la flora y fauna silvestres son un objetivo esencial, que reviste un interés general para la  Región de Murcia. Además, muchos hábitats se están degradando y algunas especies se encuentran en peligro de extinción.

Para la preservación y conservación de la flora y fauna silvestre de Molina de Segura se consideran los siguientes criterios:

- La preservación de la biodiversidad y del hábitat natural de las especies de flora y fauna que se encuentran en el territorio de Molina de Segura.

- La continuidad de los procesos evolutivos de las especies de flora y fauna y demás recursos biológicos.

- La preservación de las especies endémicas, amenazadas, en peligro de extinción o sujetas a protección especial.

- El combate al tráfico o apropiación ilegal de especies.

- La participación de las organizaciones sociales, públicas o privadas, y los demás interesadas en la preservación de la biodiversidad.

- El fomento y desarrollo de la investigación de la fauna y flora silvestre, y de los materiales genéticos, con el objeto de conocer su valor científico, ambiental, económico y estratégico para el municipio.

- El conocimiento biológico tradicional y la participación de la población en la elaboración de programas de biodiversidad de Molina.


FAUNA SILVESTRE


 

La fauna, definida como el conjunto de especies animales de un determinado territorio, es uno de los recursos naturales renovables básicos del medio, junto con el agua, el aire, el suelo y la vegetación.

Todos los seres vivientes, sus poblaciones y especies son producto de un proceso evolutivo milenario y presentan características genéticas y externas únicas, lo cual les confiere un valor intrínseco absoluto y el derecho de vivir. En su conjunto constituyen la riqueza y diversidad genética de los ecosistemas y forman parte del patrimonio natural de un territorio.

El grado de sensibilización y concienciación de la sociedad actual permite considerar la fauna como una parte fundamental de un patrimonio que merece ser preservado, y en consecuencia, las administraciones públicas deben promover la protección de las especies más amenazadas.

La protección de este importante patrimonio faunístico esta regulada a nivel autonómico, nacional, europeo e internacional.

En la Región de Murcia la Ley 7/1995, de 21 de abril, de Fauna Silvestre, tiene por objeto, entre otros, la protección, conservación, mejora y gestión de la fauna silvestre de la Región de Murcia. Y define como fauna silvestre el conjunto de especies, subespecies, población e individuos animales que viven en estado silvestre en el territorio, excluyéndose por tanto de la regulación de esta ley los animales domésticos y los que son criados con fines productivos o de experimentación científica con la debida autorización.

El Ayuntamiento de Molina de Segura atendiendo al artículo 4 de la mencionada Ley, que dice que “las entidades locales colaboraran en la consecución de los fines de esta Ley, en el ámbito de sus respectivas competencias”, realiza labores de conservación de la fauna silvestre desde el Servicio del Medio Natural de la Concejalía de Medio Ambiente, en colaboración con la Comunidad Autónoma.

 


Importancia de la fauna silvestre


 

La fauna silvestre es un recurso natural renovable que tiene diversos valores y utilidad para los ecosistemas, además de ser un componente muy importante de la diversidad biológica.

La fauna tiene también un valor estético. Nos maravillamos con la belleza y las particularidades de sus formas y conductas. Los ambientes naturales donde se pueden observar animales en su medio son uno de los principales recursos turísticos.

La fauna cumple un papel fundamental en muchos ecosistemas: mantienen la calidad de los suelos, se encargan de la dispersión de semillas o evitan la explosión demográfica de insectos o pequeños animales.

Existen especies carismáticas, denominadas ‘paraguas’, que despiertan la sensibilidad del público  y ayudan a proteger ecosistemas, como el lince o la nutria.

Existen especies que son bio-indicadoras del estado del ambiente. Por ejemplo, desaparecen cuando se alcanza un cierto umbral de contaminación ambiental.

Gran parte de la cubierta vegetal original de la Región de Murcia se ha perdido, lo que ha provocado una reducción drástica de los hábitats o áreas donde viven y distribuyen los animales silvestres. Los indicadores más contundentes del daño ecológico son la extinción de especies silvestres y el incremento en el número de las amenazadas.

 


La fauna en la Región de Murcia


 

En la Región de Murcia se encuentran actualmente en torno a 425 especies de vertebrados terrestres. Entre ellas 12 anfibios, 24 reptiles, 60 de mamíferos y 300 de aves. Valores que suponen aproximadamente un 20% de las especies presentes en Europa, en cuanto a anfibios, reptiles y mamíferos, y un 70% respecto a aves.

La composición faunística actual de la Región de Murcia está influida sobre todo por las condiciones de clima y vegetación. La riqueza faunística de vertebrados silvestres de la Región de Murcia obedece a una elevada diversidad ambiental, con ecosistemas disgregados de tamaño en general pequeño, agrupados en mosaicos con muy distintos ambientes colindantes y, por tanto, con abundantes fronteras ecológicas o ecotonos.

Existen en la Región especies comunes y destacables por su carácter endémico ibérico o iberonorteafricano, como la perdiz roja, y especies propias de ambientes esteparios, topografía quebrada o bosques abiertos con matorral, como alzacola, golondrina daúrica, collalbas negra y rubia, curruca tomillera, terrera marismeña y cogujada montenisna.

A lo largo de la segunda mitad del siglo XIX desaparecieron del territorio regional 5 especies de mamíferos (ciervo, jabalí, lobo, corzo y lince ibérico) y al menos otras 13 de aves (milano real, quebrantahuesos, alimoche, buitre negro, águila pescadora, aguilucho lagunero, cigüeña común, avetoro, calamón, garcilla cangrajera, garza real, martinete, garceta común). Entre estas especies desaparecidas, algunas han vuelto a reproducirse de forma natural (migraciones, dispersión, etc,) o artificial (a partir de cercados de caza, sueltas, muladares, etc). Entre ellas destacan el ciervo, jabalí, buitre leonado, garza real, martinete, calamón y garceta común.

 


La fauna silvestre en Molina de Segura


 

La fauna silvestre de Molina de Segura representa un importante patrimonio natural, de valor ecológico, cultural y científico, por lo que es necesario establecer medidas para su conservación.

Existe una buena representación de fauna, especialmente avifauna, como consecuencia del proceso de naturalización seguido por el humedal de las Lagunas de Campotejar.

A modo de resumen, entre los invertebrados destacan los artrópodos, y dentro de estos los insectos, miriápodos, crustáceos y arácnidos. Los no artrópodos están representados por los moluscos (principalmente gasterópodos, grupo al que pertenecen los caracoles) y nemátodos o gusanos cilíndricos.

En el estudio de invertebrados realizado en el Parque ecológico Vicente Blanes (Análisis taxonómico y ambiental de la fauna invertebrada del Parque Ecológico Vicente Blanes. Rellano. Molina de Segura. 2010) se cita entre el grupo de los crustáceos a 11 especies, de los miriápodos se ha detectado la presencia de 13 especies, entre ellos Scolopendra cingulata (escolopendra).

La tercera clase en importancia son los arácnidos (ácaros, arañas, opiones, escorpiones o alacranes, solifugos o cerredores de suelo). Los tres últimos aportan sólo 15 especies. Los ácaros son los más abundantes, y casi todos ellos de muy pequeño tamaño, por debajo de 1 mm, con un número total encontrado de 87 morfoespecies. De las arañas se han inventariado 200 especies en el parque y sus alrededores, repartidas en una elevada variabilidad filogenética con 129 géneros y 38 familias. El número de endemismos ibéricos e ibero-magrebíes en el parque Vicente Blanes es del 24,56 % de las arañas presente, frente al 2% del conjunto de la Península Ibérica y 9-11% de la Región de Murcia. Además, un proporción del 1,5% de este alto porcentaje se corresponde con especies nuevas localizadas, de momento, sólo para el Parque. Estas nuevas especies descubiertas por el investigador Jesús Miñano pertenecen a los géneros de Nemesia y de Iberesia.

 

Fotografía de una tarantula Fotografía de escorpión

 

Aunque es el grupo de los insectos el más rico, diverso y numeroso de todos los medios y hábitats de la zona de estudio, el Parque Vicente Blanes. Representado por más de una veintena de órdenes taxonómicos (pececillos de la celulosa, saltarines, efímeras, libélulas y caballitos del diablo, saltamontes, langostas, grillos y alacranes, insecto palo, tijeretas, tejedores de las piedras, cucarachas y mantis, termitas, piojos de la aves, piojos de los mamíferos, pulgas, chiches terrestre y de agua, chicharras y pulgones, mariposas, moscas y mosquitos, abejas, avispas y hormigas, escarabajos, gorgojos, carcomas, luciérnagas, mariquitas, enterradores, aceiteras, sanjuaneros,…).

 

Fotografía de liberula Fotografía de liberula

 

Dentro de los insectos, los escarabajos son un grupo faunístico particular, junto con las arañas. Se han inventariado 261 especies de coleópteros, repartidas en 199 géneros y 50 familias, lo que da una idea de la importante riqueza genética presente en la zona. Es de destacar la descripción en el Parque Vicente Blanes de un nueva especie de coleóptero, de la familia Staphylinidae, Oxypoda lencinai Assing 2010, y varias más en proceso de descripción (Leptotheta sp), encontradas por el investigador de este estudio, Jose Luis Lencina. Además, de la presencia de especies sólo conocidas hasta la fecha de los ejemplares tipos, la presencia de especies endémicas ibéricas propias del sur peninsular y que amplían su distribución hasta la región murciana, estableciendo un nuevo límite septentrional de distribución. Un alto número de endemismos ibéricos, entre las que destacan las familias Curculionidae, Tenebrionidae, Chrysomelidae.

Fotografía de una mariposa Fotografía de un escarabajo

 

Respecto a los vertebrados, dentro del grupo de los peces, encontramos en el río Segura, barbos y carpas.

Entre los anfibios se pueden citar la presencia en Molina de Segura de sapo de espuelas (Pelobates cultripes), sapo corredor (Bufo calamita), sapo común (Bufo bufo) y rana común (Rana perezi), principalmente

Fotografía de una rana

 

En relación a los reptiles, es interesante resaltar la presencia de galápago leproso (Mauremys leprosa), observado en el río Segura, junto con el galápago de Florida (Trachemys scripta elegans), como especie alóctona. Otras especies observadas han sido lagartija colilarga (Psammodromus algirus), lagartija cenicienta (P. hispanicus), lagartija colirroja (Acanthodactylus erythrurus), lagartija ibérica (Podarcis hispanica), salamanquesa rosada (Hemidactylus turcicus), salamanquesa común (Tarentola mauritanica), así como distintas especies de culebras: culebra de escalera (Rhinechis scalaris), culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis), culebra bastarda (Malpolon monspessulanus), culebra de cogulla (Macroprotodon brevis) y culebra viperina (Natrix maura).

 

Fotografía de lagartija ibérica Fotografía de una lagarto ocelado
Fotografía de Lagatija colilarga

 

Entre los mamíferos cabe destacar especies comunes como el erizo europeo, (Erinaceus europaeus), la garduña (Martes foina), zorro (Vulpes vulpes), la rata de agua (Arvicola sapidus), el lirón careto (Eliomys quercinus), la ardilla roja (Sciurus vulgaris), el jabalí (Sus scrofa), liebre ibérica (Lepus granatensis) y el conejo (Oryctolagus cuniculus). Este último es muy abundante, hecho importante por ser uno de los pilares de la pirámide trófica de los ecosistemas mediterráneos, lo que permite que determinadas zonas de Molina de Segura puedan ser frecuentadas por sus depredadores, principalmente algunas rapaces.

Fotografía de una ardilla Fotografía de un zorro

 

Destaca la presencia de pequeños mamíferos carnívoros amenazados y escasos, que sólo se han encontrado en las zonas forestales del norte de Molina (Sierra del Aguila, Loma de Planes, Barranco del Mulo), como son la gineta (Genetta genetta), gato montés (Felis silvestris), tejón (Meles meles), comadreja (Mustela nivales).

En el río Segura parece probada la presencia de nutria (Lutra lutra) en la zona norte, en el límite de Molina de Segura con Lorquí. También se ha encontrado evidencia de garduña (Martes foina) en el río Segura por la zona de la Ribera de Molina.

Otros de los grupos presentes es el de los quirópteros, con diversas especies, como el murciélago ratonero grande (Myotis myotis), murciélago ratonero mediano (Myotis blythii), murciélago pequeño de herradura (Rhinolophus hipposideros), murciélago común o enano (Pipistrellus pipistrellus), murciélago de cabrera (Pipistrellus pygmaeus), murciélago de borde claro (Pipistrellus kuhlii), murciélago hortelano (Eptesicus serotinus/isabellinus), detectados en el “Estudio de la fauna vertebrada del Parque ecológico Vicente Blanes” realizado en 2008.

En el Estudio-diagnostico del estado de conservación del río Segura a su paso por Molina de Segura, realizado en el año 2008, se detectan un total de 75 especies de vertebrados y 1.620 ejemplares (incluyendo cada señal como un ejemplar). Se considera un número relativamente elevado de especies, representando el 18,75% de las especies de vertebrados presentes en la región de Murcia en sólo 0,05% del territorio (río Segura a su paso por Molina de Segura y una franja de 400 m. de anchura). El grupo más numeroso es el de las aves, con 60 especies, 6 especies de mamíferos, 4 de peces y 1 anfibios, son las especies encontradas en 10 jornadas de muestreo entre los meses enero y octubre, con 150 kms de itinerarios de muestreo en vehículo a baja velocidad, 140 estaciones de muestreo de rastros y en torno a 210 estaciones de observación realizadas.

En general, en Molina de Segura destaca la elevada riqueza de aves, con una cifra estimada de 107 especies, muchas de ellas reproductoras. Esta riqueza estaría ligada a la presencia de diversos hábitats intercalados (río y su vega, vegetación acuática y humedales, zonas forestales) en medio de amplias zonas deforestadas, donde es determinante la presencia de arbustos. Así por ejemplo, se encuentran zonas con vegetación palustre donde anidan zampullín chico (Tachybaptus ruficillis), ánade real (Anas platyrhynchos), focha común (Fulica atra) y polla de agua o gallineta (Gallinula chloropus), entre otras. La existencia de estrato arbustivo permite la presencia de especies como el ruiseñor común (Luscinia megarhynchos), el ruiseñor bastardo (Cettia cetti), currucas (Sylvia sp) y mirlo común (Turdus merula), entre otros. En árboles viejos anidan especies trogloditas, tales como el autillo (Otus stops), abubilla (Upupa epops) o carbonero común (Parus major).

 

Fotografía de ave Fotografía de ave

 

En el cauce y orillas del río Segura se han observado las siguientes aves ligadas a ambientes acuático como calamón común (Porphyrio Porphyrio), gallineta (Gallinula chloropus), martinete común (Nycticorax nycticorax), cormorán grande (Phalacrocorax carbo), focha común (Fulica atra), garceta común (Egretta garzetta), garcilla bueyera (Bubulcus ibis), garza real (Ardea cinerea), zampullín chico (Tachybaptus ruficollis), avetorrillo común (Ixobrychus minutus), ánade real (Anas platyrhynchos), chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus), chorlitejo grande (Charadrius hiaticula), andarríos chico (Actitis hypoleucos), andarríos grande (Tringa ochropus), cigüeñuela (Himantopus himantopus), ansar, ocas blancas.

Fotografía de ave

 

Otras especies de aves encontradas en el río Segura son alcaraván común (Burhinus oedicnemus), alcaudón común (Lanius  senator), carbonero común (Parus major), carbonero garrapinos (Parus ater), carraca (Coracias garrulus), carricero común (Acrocephalus scirpaceus), colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros), curruca mirlona (Sylvia hortensis), curruca capirotada (Sylvia atricapilla), estornino negro (Sturnus vulgaris), estornino pinto (Sturnus  vulgaris), petirrojo (Erithacus rubecula),  jilguero (Carduelis carduelis), lavandera cascadeña (Motacilla cinerea), martín pescador (Alcedo atthis), mirlo común (Turdus merula), tarabilla (Saxicola torquata), ,), verdecillo (Serinus serinus).

 

Fotografía de un pájaro Fotografía de un pájaro 

 

Sobrevolando el cauce se han visto rapaces como águila pescadora (Pandion haliaetus), gavilan (Accipiter nissus) y cernícalo vulgar (Falco tinnunculus).

En los cultivos próximos: abejaruco común (Merops apiaster), abubilla (Upupa epops), avión común (Delichon urbica), cogujada (Galerida cristata), gorrión (Passer domesticus), golondrina (Hirundo rustica), lavandera  alba (Motacilla alba), ruiseñor bastardo (Cettia cetti), tórtola turca (Streptopelia decaocto), vencejo común (Apus apus).

En la zonas forestales del norte de Molina de Segura encontramos el carbonero común (Parus major), colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros), curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala), herrerillo capuchino (Parus creistatus), mito (Aegithalus caudatus), oropéndula (Oriolus oriolus), pinzón vulgar (Fringilla coelebs), pito real (Picus viridis), petirrojo (Erithacus rubecula). Otras especies encuentran su alimento en campos próximos como la cogujada común, verdecillo, jilguero, verderón común pardillo común.

Sobrevolando el parque ecológico Vicente Blanes y zonas próximas encontramos algunas aves rapaces como el gavilán común (Accipiter nisus), cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) y mochuelo común (Athene noctua). Toda la zona norte de Molina es utilizada como zona de campeo por otras aves rapaces de gran importancia regional, nidificantes en la cercana Sierra de la Pila, como el águila real (Aquila chrysaetos), el aguila perdicera (Hieraaetus faxciatus) y el halcón peregrino (Falco peregrinus).

En Molina de Segura existe gran riqueza faunística, no sólo por el número de especies catalogadas en los distintos estudios realizados hasta la fecha, sino por la rareza y endemicidad detectada. Una representación de la alta biodiversidad del paisaje semiárido poco transformado, fundamentalmente en su zona norte.

Fotografía de un búho

 


Catálogo


 

CATALOGO DE ESPECIES DE FAUNA SILVESTRE PRESENTES EN EL TÉRMINO MUNICIPAL DE MOLINA DE SEGURA.

 


PECES

Barbo gitano (Barbus sclateri)

Carpa (Cyprinus carpio)

Alburno (Albunus alburno)


ANFIBIOS

Sapo corredor (Bufo calamita)

Sapo común (Bufo bufo)

Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)

Rana común (Rana perezi)

 

 

REPTILES

Lagartija colilarga (Psammodromus algirus)

Lagartija ibérica (Podarcis hispanica)

Culebra de escalera (Elaphe scaralis)

Culebra viperina (Natrix maura)

Salamanquesa rosada (Hemidactylus turicus)

Salamanquesa común (Tarentola mauritanica)

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus)

Culebra de herradura (Coluber hippocrepis)

Galápago leproso (Mauremys leprosa)

Galápago de Florida (Trachemys scripta ssp)

Lagartija colirroja (Acanthodactylus erythrurus)

Lagartija cenicienta (Psammodromus hispanicus)

 

 

AVES

 

Aves acuáticas:

Anade real o azulón (Anas Platyrhychos)

Andarríos chico (Actitis hypoleucos),

Andarríos grande (Tringa ochropus),

Andarrios bastardo (Tringa glareola)

Archibebe común (tringa totanus)

Avetorrilo común (Ixobrychus minutus),

Avoceta común (Recurvirostra aboceta)

Calamón común (Porphyrio Porphyrio),

Cerceta pardilla (Marmaronetta angustirostris)

Charran común (Sterna hirundo)

Charrancito común (Sterna albifrons)

Chorlitejo chico (Charadrius dubius)

Chorlitejo grande (Charadrius hiaticula),

Chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus),

Cigüeñuela común (Himantopus himantopus)

Cormorán grande (Phalacrocorax carbo),

Correlimos menudo (Calidris minuta)

Fumarel cariblanco (Chlidonias hybridus)

Fumatel común (Chlidonias niger)

Focha común (Fullica atra)

Gallineta común (Gallinula chloropus)

Garceta común (Egretta garzetta),

Garcilla bueyera (Bubulcus ibis),

Garcilla cangrejera (Ardeola ralloides)

Garza real (Ardea cinerea)

Golondrina daurica (Hirundo daurica)

Malvasia cabeciblanca (Oxyura leucocephala)

Martinete común (Nycticorax nycticorax)

Pato colorado (Netta rufina)

Porron europeo (Aythya ferina)

Tarro blanco (Tardona tardona)

Zampullín chico (Techybaptus ruficollis)

Zampullin cuellinegro (Podiceps nigricollis)

 

 

Aves rapaces:

Águila pescadora (Pandion haliaetus),

Aguila perdicera (Hieraetus fasciatus)

Buho real (Bubo bubo)

Cernícalo Vulgar (Falco tinnunculus)

Gavilán (Accipiter nissus)

Halcón peregrino (Falco peregrinus)

Lechuza común (Tyto alba)

Mochuelo europeo (Athene noctua)

 

Otras aves:

Abubilla (Upupa epops)

Abejaruco (Merops apiaster)

Alcaudón real (Lanius excubitor)

Alcaudón común (Lanius senador)

Alcaraván común (Burhinus oedicnemus)

Alzacola (Cecotrichas galactotes)

Archibebe claro (Tringa nebularia)

Avión común (Delichon urbica)

Avión roquero (Hirundo rupestris)

Avión zapador (Riparia riparia)

Bisbita común (Anthus pratensis)

Buitron (Cisticola juncidis)

Carbonero garrapinos (Parus ater)

Carbonero común (Parus major)

Carraca ( Coracias garrulus)

Carricero común (Acrocephalus scirpaceus)

Chotacabras gris (Caprimulgus europaeus)

Chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax)

Cogujada común (Galerida cristata)

Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros)

Collalba rubia (Oenanthe hispanica)

Collalba negra (Oenanthe leucura)

Críalo (Clamator glandarius)

Cuco (Cuculus canorus)

Cuervo (Corvus corax)

Curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala)

Curruca carrasqueña (Sylvia cantillans)

Curruca capirotada (Sylvia atricapilla)

Curruca rabilarga (Sylvia undata)

Curruca tomillera (Sylvia conspicillata)

Escribano cerillo (Emberiza citrinella)

Escribano montesino (Emberiza cia)

Estornino negro (Sturnus unicolor)

Estornino pinto (Sturnus  vulgaris),

Escribano soteño (Emberiza cirlus)

Golondrina común (Hirundo rustica)

Golondrina daurica (Hirundo daurica)

Gorrión común (Passer domesticus)

Gorrión chillón (Petronia petronia)

Gorrión molinero (Passer Montanus)

Herrerillo capuchino (Parus cristatus)

Jilguero (Carduelis carduelis)

Lavandera blanca (Motacilla alba)

Lavandera cascadeña (Motacilla cinerea)

Lavandera boyera (Motacilla flava)

Martín pescador (Alcedo atthis), 

Mito (Aegithalos caudatus)

Mirlo común (Turdus merula)

Mosquitero musical (Phylloscopus trochilus)

Mosquitero común (Phylloscopus collybita)

Mosquitero papialbo (Phylloscopus bonelli)

Oropendula (Oriolus oriolus)

Paloma torcaz (Columba palumbus)

Pájaro moscón (Remiz pendulinus)

Papamoscas gris (Muscicapa striata)

Pardillo común (Carduelis cannabina)

Petirrojo (Erithacus rubecula)

Pediz roja (Alectoris rufa)

Piquituerto común (Loxia curvirostra)

Pito real (Picus viridis)

Reyezuelo listado (Regulus ignicapillus)

Ruiseñor bastardo (Cettia cetti)

Ruiseñor común (Luscinia megarhynchos)

Pinzon vulgar (Fringilla coelebs)

Tarabilla común (Saxicola torquatus)

Terrera marismeña (Calandrella rufescens)

Tórtola turca (Streptopelia decaocto),                               

Tórtola europea (Streptopelia decaocto)

Totovía (Lullula arborea)

Triguero (Miliaria calandra)

Urraca (Pica pica)

Vencejo común (Apus apus)

Vencejo real (Apus melba)

Verdecillo (Serinus serinus)

Verderón común (Carduelis chloris)

Zorzal común (Turdus philomelos)

Zorzal charlo (Turdus viscivorus)

 

 

MAMIFEROS

Ardilla (Sciurus vulgaris)

Comadreja (Mustela nivalis)

Conejo (Oryctolagus cuniculus)

Erizo europeo (Erinaceus europaeus),

Erizo moruno (Atelerix algirus)

Garduña (Martes foina)- río, fuente Hortichuela)

Gato montes (Felis sylvestris)

Gineta (Genetta genetta),

Jabalí (Sus scrofa)

Libre iberica (Lepus granatensis)

Lirón careto (Eliomys quercinus),

Murciélago común (Pipistrellus pipistrellus)

Murciélago ratonero grande (Myotis myotis)

Murciélago ratonero mediano (Myotis blythii)

Murciélago pequeño de herradura (Rhinolophus hipposideros)

Murciélago de cabrera (Pipistrellus pygmaeus)

Murciélago de borde claro (Pipistrellus kuhlii)

Murciélago hortelano (Eptesicus serotinus/isabellinus)

Musaraña gris (Crocidura russula)- río

Musarañita (Suncus etruscus)

Nutria (Nutra nutra)- río

Rata de agua (Arvicola sapidus)- río

Rata negra (Rattus rattus)

Raton moruno (Mus spretus)

Ratón de campo (Apodemos sylvaticus)

Tejon (Meles meles)

Zorro común (Vulpes vulpes)

 

 


FLORA


 

La vegetación constituye una interfase de interacción entre el suelo y la atmósfera que se manifiesta a través de una serie de efectos hidrológicos y mecánicos, que repercuten sobre el suelo, tanto en superficie, protegiéndole y sujetándole como en profundidad, incrementado la resistencia y la cohesión del terreno.

Entre las funciones de la vegetación, a tener en cuenta en los programas de conservación de la flora,  destacamos las siguientes:

 

- Regula el microclima de su entorno, actuando como sumidero de carbono, regulador del clima.

- Asimilador básico de la energía solar.

- Corresponde a la base de cualquier ecosistema.

- Asegura la estabilidad de las laderas, reduciendo la erosión y la escorrentía superficial.

- Retiene la humedad y regula las temperaturas

- Es componente del proceso de evapotranspiración.

- Permite establecer la relación entre componentes bióticos y abióticos.

- Constituye refugios biogeográficos y geológicos de gran valor e importancia. Son un hábitat ideal para un gran número de especies animales.

- Supone una fuente de alimento para las especies que albergan.

- Permite la amortiguación, protección y la infiltración de las precipitaciones.

- Cumplen un papel de acumuladores de agua y sedimentos.

- Poseen un gran valor paisajístico, recreativo y cultural.

- Mantienen una gran diversidad y riqueza de especies.

Dada su importancia ecológica, y las ventajas prácticas asociadas a una buena conservación de los montes, parece necesaria y urgente la adopción de medidas encaminadas a la protección y regeneración de la flora. Para ello, es imprescindible contar con un conocimiento real del estado de la vegetación de los espacios naturales de Molina de Segura, a partir de la inventariación, caracterización y valoración de estas comunidades.

 


La flora en la Región de Murcia


 

En la Región de Murcia existe una gran riqueza de flora silvestre, con algo más de 2.100 especies de plantas vasculares, de las 7. 000 especies de plantas silvestres que se considera se presentan en la España peninsular, resultado de varios fenómenos tectónicos, de evolución en los vegetales y animales, climáticos, distribución de tierras emergidas y sumergidas, procesos de erosión, la evolución y formación de suelos. De las aproximadamente 1.500 comunidades vegetales registradas en la España peninsular (Rivas-Martínez et al., 2001), unas 308 están presentes en Murcia (Alcaraz et al., en prensa), es decir más del 20% del total 

Actualmente, la superficie regional ocupada por cultivos supera el 50% del total, el resto corresponde a matorrales y pastizales, con un 30%, seguida de formaciones boscosas (sobre todo pinares) que llegan al 15%.

Los grandes grupos de plantas vasculares tienen una representación muy desigual en la provincia, con más de 1.500 especies y subespecies las dicotiledóneas y tan sólo 22 las gimnospermas. La familia botánica con mayor número de representantes es la de las compuestas, con 255 especies y subespecies, seguida a buena distancia de gramíneas (180), leguminosas (163) y, con 100 a 102, labiadas, cariofiláceas y crucíferas. En el rango de género destacan silene, con 29 especies, seguido de Teucrium con 27 y Centaurea con 22.

La Región de Murcia presenta algunos endemismos exclusivos, se trata de las especies: Astragalus nitidiflorus, Limonium album, Limonium carthaginense, Moricandia moricandioides subsp. pseudofoetida, Narcissus nevadensis subsp. enemeritoi, Sideritis marminorensis y Teucrium carthaginense.

 

TIPOS AMBIENTES Y NÚMERO DE COMUNIDADES VEGETALES REGISTRADOS EN LA REGIÓN DE MURCIA

 

Tipo de vegetación/ambiente

Nº comunidades

Vegetación de aguas dulces

11

Vegetación marina y de aguas salinas

7

Vegetación primocolonizadora efímera

6

Vegetación lacustre, fontinal y de turberas

12

Vegetación de dunas costeras

6

Vegetación halófila

24

Vegetación de rocas y muros

25

Vegetación de pedregales y ramblas

7

Vegetación antropógena

71

Vegetación de montaña silicícola

1

Vegetación de prados y pastos

42

Vegetación de praderas antropizadas

14

Matorrales bajos de degradación

31

Vegetación arbustiva de margen de bosques

8

Vegetación arbustiva y arbolada de bordes de ríos y ramblas

16

Bosques abiertos mediterráneos de coníferas

3

Bosques y matorrales esclerófilos

22

 


La vegetación potencial en Molina de Segura.


 

Molina de Segura se ubica en los dominios de la cuenca del río Segura, y es atravesada por numerosas ramblas, que suelen aportar aguas salobres y que presentan una vegetación características de tarayales y comunidades quenopodiáceas crasas.

Desde el punto de vista geológico, Molina se encuentra en el ámbito de las montañas subbéticas donde dominan margas, arcillas, margo-calizas y calizas, con afloramientos de yeso, que generan una flora y vegetación características, como puede verse principalmente en la rambla del Carrizalejo, rambla del Chorro, barranco del Diablo, rambla Salada, rambla de las Monjas y rambla de Salinas.

En este municipio, como en el resto de la Región, hacia la mitad del S XIX con el aumento de la población y el paso de las propiedades de tierras a manos privadas, la vegetación natural sufrió una importante agresión, desapareciendo casi en su totalidad los últimos pinares, carrascales y lentiscales bien conservados.

Debido a esta alteración del medio la vegetación natural actual difiere bastante de la potencial, además de presentar una superficie mucho más reducida.

Se entiende por vegetación potencial de un territorio la que llegaría a establecerse si dejasen de desarrollarse en él todo tipo de actividades humanas, es decir, aquella hacia la que evolucionaría la vegetación actual del mismo si cesara la acción del ser humano.  Esta evolución no siempre es posible, ya que hay zonas en las que las actuaciones humanas han sido tan profundas que aunque éstas cesaran, la vegetación no retornaría a su estado primitivo.

La importancia de la vegetación potencial en los estudios del medio físico está enfocada hacia una optimización de los usos del suelo.

Esta vegetación potencial viene condicionada en primer lugar por el clima (precipitación y temperaturas), y de manera secundaria por el suelo.

Las pequeñas variaciones del clima local están determinadas por el relieve. La altitud y la orientación van a ser factores a tener en cuenta para explicar las variaciones locales del régimen de precipitación y del de temperaturas.

La capacidad de retención de agua del suelo, por ejemplo, determina la reserva hídrica que va a permanecer a disposición de las plantas durante la época seca, modificando de esta manera la importancia relativa del factor lluvia. La cantidad y calidad de los nutrientes presentes en el suelo, así como su grado de disponibilidad para los sistemas radicales de las plantas, son propiedades edáficas que pueden explicar en algunos casos la presencia o ausencia de determinadas especies.

 

Mapa de Vegetación potencial. Atlas Global de la Región de Murcia

Mapa de Vegetación potencial. Atlas Global de la Región de Murcia

 

En el mapa se destaca la distribución de los principales tipos de vegetación potencial y azonal en la Región de Murcia, ordenada la primera de acuerdo con los pisos de vegetación (desde los de zonas más altas y frías hasta los de las más bajas y cálidas), unidades 1 a 16, y después se ha podido representar a grandes rasgos la distribución de tres tipos de vegetación azonal (dunas, saladares y riberas) En el piso de alta montaña (1 en la leyenda del mapa) la vegetación potencial es un bosque abierto de pinos blancos (Pinus nigra subsp. mauretanica) sobre matorrales almohadillados en los que destaca por su abundancia una leguminosa, Genista longipes.

Biogeograficamente Molina de Segura forma parte de la Provincia fitogeográfica Murciano-Almeriense, sector Alicantino-Murciano y subsector Murciano-Meridional,  que incluye la Cuenca del Segura y del Vinalopó, una parte importante del Campo de Cartagena, así como las áreas ribereñas del Mar Menor. Con un alto porcentaje de especies y comunidades vegetales endémicas, así como por una alta presencia de especies vegetales de óptimo norteafricano que, en muchos casos, no se encuentran en otras partes del continente europeo

En Molina de Segura, son escasos los restos de vegetación más o menos intactos, ya que el ser humano ha modificado casi en su totalidad la vegetación primitiva, transformándola en campos de cultivo, pastizales, matorrales o bosques artificiales. En muchos casos el suelo también ha sido alterado y con ello la vegetación primitiva.

Las riberas del río Segura, sobre sustrato aluvial, estarían ocupadas por alamedas, como vegetación potencial, correspondiendo a la serie murciano-almeriense de la alameda (Lonicero biflorae-Populeto albae S.).

Las ramblas con sustratos finos, algo limosos y cierta salinidad, domina el taray (principalmente, Tamarix canariensis) como vegetación potencial, mientras que las ramblas pedregosas destacan los baladres (Nerium oleander).

Donde el agua se puede acumular durante largo tiempo pueden llegar a instalarse fragmentos de series ripícolas, con cañas (Arundo donax), álamos (Populus sp.), olmos (Ulmus sp), juncos (Mucus littoralis, Sciurpus holoschoenus, etc).

El pinar de carrasco (Pinus halepensis) ocuparía las áreas de mayor altitud, formando una cubierta más o menos abierta sobre espartales, donde la naturaleza caliza del sustrato y la pendiente condicionan la existencia de suelos muy exiguos. La vegetación madura es un matorral esclerófilo de lentisco (Pistacia lentiscus), palmitos (Chamaerops humilis), acebuches (Olea europaea), bayón (Osyris quadripartita), espinos (Rhamnus lycioides, Rhamnus oleoides), escobón (Ephedra fragilis), algarrobos (Ceratonia siliqua), esparraguera (Asparagus albus),etc.

El centro y sur del territorio de Molina de Segura sería dominio del lentiscar- coscojar. La coscoja (Quercus coccifera) que llega a cubrir ciertas extensiones en la Sierra de Lugar. El lentisco (Pistacia lentiscus) es una planta muy abundante y típica de esta zona. Le acompañan esparragueras (Asparagus horridus), espinos (Rhamnus lycioides), enebros, lianas (Rubia peregrina subs. longifolia, Clematis flammula) y pinos carrascos (Pinus halepensis).

Por degradación se instalan espartales (Helictotricho filifoliitum sparti), lastonares (Ruto angustifoliae-Brachypodietum ramosi) y tomillares (Stipo-Sideritetum leucanthae).

Los espartales (Stipa tenacissima) son habituales en los paisajes molinenses no muy lluviosos.

Los tomillares sobre sustratos ricos en yeso constituyen un tipo de hábitat prioritario (vegetación gipsícola ibérica) frecuente en la región. También aparecen en margas con especies de la familia de las labiadas.

Otro tipo de hábitat prioritario lo constituyen las estepas salinas mediterráneas (pastizal de lygeum spartum y limonium caesium), tíipicas de zonas húmedas.

El palmito o palma chica (chamaerops humilis) es una especie termófila propia de los pisos litoral y sublitoral, pero que  en Molina aparece ligada a  ramblas, como la rambla de las Monjas. 

Los palmerales de rambla (Phoenix datilifera) representan una huella africana en los paisajes molinenses.

 


La vegetación actual en Molina de Segura


 

La vegetación actual que podemos encontrar en Molina de Segura es el resultado de las diferentes actuaciones humanas sobre la vegetación primitiva. Por lo tanto, en el paisaje vegetal actual y en la distribución de las diferentes unidades de vegetación, influyen no sólo las condiciones ecológicas y ambientales reinantes, sino que el ser humano, a través de sus actividades tanto agrícolas como ganaderas, industriales y forestales, modifica y diversifica el paisaje vegetal, constituyendo un factor determinante. Aparecen nuevas unidades de vegetación, procedentes en su mayoría de la degradación en distintos estados de la vegetación climácica y el resto son introducidas directamente por el ser humano (cultivos, repoblaciones).

En Molina la mano del ser humano se deja notar de forma bastante intensa, las zonas menos accesibles son las que en general ofrecen un mejor estado de conservación. En el norte se localizan las zonas naturales más importantes del municipio, en las que predominan las formaciones de matorral de romero y brezo, salpicadas de bosques de pinos carrascos.

 

Fotografía de flor centauro Fotografía flor perpetua
Fotografía de flor Bayón Fotografía de flor Coronilla de fraile

 

Los matorrales y pastizales están ampliamente extendidos en Molina de Segura, destacando los espartizales en cotas medias y bajas. Son frecuentes los matorrales ricos en especies de la familia labiadas (Thymus, Teucrium, Sideritis, Lavandula, Rosmarinus, etc) y cistáceas (Cistus, Helianthemum, Fumana).

 

Fotografía de matorral Fotografía de matorral

 

También son de importancia los matorrales sobre yesos que presentan gran número de endemismos, y que en Molina de Segura aparecen ligados a ramblas.

En laderas margosas son frecuentes los matorrales de Salsola Genistoides, dominados por almarjos y salaos en las vaguadas salobres o salinas (Suaeda, Sarcocornia, Arthrocnemum, Atriplex, etc.), especialmente de la rambla Las Salinas, el Salar Gordo y las lagunas de Campotejar.

 

Fotografía de praje

Otros tipos de pastizales dominados por diversas especies de gramíneas (Stipa, Poa, Festuca, Helictotrichon o Brachypodium) están ampliamente extendidos en zonas elevadas de La Alcayna, Altorreal, paraje Las Canteras, Cabezo de la Albarda.

 

Fotografía de pastizales

 

Un clima seco dificulta las formaciones boscosas naturales, que son escasas, aunque existe por el contrario, un incremento en las superficies repobladas a partir de terrenos marginales,  dominadas por pinares de Pinus halepensis.

 

Fotografía de Clima seco

 

Otras extensiones con lentiscales (Pistacia lentiscus) o chaparrales (Q. coccifera) están muy reducidas o se encuentran actualmente como sotobosque de pinares, es el caso de la Loma de Planes, la Sierra de Lugar, el Parque Ecológico Vicente Blanes.

 

Planta

 

Los enebrales (J.oxycedrus) raramente se presentan como formaciones monoespecíficas y suelen formar parte de pinares y coscojales.

 

Fotografía de enebral

 

La presencia de caducifolios es puntual, quedando localizados en vaguadas, barrancos y sobre todo en pequeñas manchas a lo largo del río Segura, con especies como chopos y alamos (Populus), sauces (Salix), olmos (Ulmus) o fresnos (Fraxinus).

 

Fotografía de caducifolios

Son más frecuentes los bosquetes de tarajes (Tamarix) o baladres (Nerium oleander), especialmente en cauces de ramblas.

En el grupo de endemismos abundantes debe destacarse el caso de muchas plantas aromáticas de la familia de las labiadas (Thymus, Teucrium, Satureja, Sideritis, Salvia), destacando el género Limonium, con 25 especies presentes en la Región de Murcia, 17 son endemismos iberolevantinos.

 

Fotografía de planta aromatica Fotografía de planta aromatica

 


Catálogo


 

CATALOGO DE ESPECIES DE FLORA SILVESTRE PRESENTES EN EL TÉRMINO MUNICIPAL DE MOLINA DE SEGURA

 

“En peligro de extinción”

Alcornoque (Quercus suber)

Encina levantina (Quecus ilex)

Fresno (Fraxinus angustifolia)

 

“Vulnerables”

Arto (Ziziphus lotus)

Cantueso (Thymus moroderi)

Chopo o alamo negro (Populus nigra var nigra)

Cornical (Periploca angustifolia)

Taray (Tamarix boveana)

Tomillo amargo (Teucrium libanitis)

 

“De interés especial”

Aladierno (Rhamnus alaternus)

Alamo blanco (Populus alba)

Almez (Celtis australis)

Anábasis (Anabasis hispanica)

Bayón (Osyris lanceolada)

Boja amarilla (Astragalus alopecuroides Subs. grossi)

Brezo de invierno (Erica multiflora)

Cambron (Lycium intricatum)

Cornicabra (Pistacia terebinthus)

Geranio de roca (Erodium saxatile)

Encina (Quercus rotundifolia)

Enebro común (Juniperus oxycedrus Subsp. oxycedrus)

Espino blanco o majuelo (Crataegus monogyma)

Jara pringosa (Cistus ladanifer Subs. Ladanifer)

Madroño (Arbustos unedo)

Mirto (Myrtus communis)

Oivardilla (Phyllyrea angustifolia)

Olmo (Ulmus minor)

Palmito (Chamerops humilis)

Sabina común (Juniperus phoenicea Subsp. phoenicea)

Sauce (Salix sp)

Taraje (Tamarix canariensis)

Tarajes (Tamarix sp)

 

 

“Especies cuyo aprovechamiento en el territorio de la Región de Murcia requiere la obtención de autorización administrativa previa”.

Pinos (Pinus sp pl)

Coscoja (Quercus coccifera)

Siemprevivas o sopaenvinos (Limonium sp pl)

Tapeneras o alcaparras (Capparis sp pl)

Espinos negros (Rhamnus sp pl)

Lentiscos (Pistacia sp pl)

Acebuches (Olea europaea)

Espliegos, cantuesos (Lavandula sp pl)

Poleo blanco, tomillos (Micromeri ap pl)

Salvia (Salvia lavandulifolia )

Tomillos (Thymus sp pl)

Madreselvas (Lonicera sp pl)

Manzanillas de monte (Santonina sp pl)

Palmera datilera (Phoenix dactylifera)

Rabogato (Sideritis leucantha)

Varicas de San Jose (Ornithogalum sp pl)

Brusco o rusco (Ruscus aculeatus)

Gladiolos de campo, lirios

Orquídeas silvestres: Espejo de Venus (Ophrys speculum) y Obeja negra (Ophrys fusca)