Ayuntamiento de Molina de Segura





Unas 25 mujeres participan en los talleres gratuitos de Inserción Social del Programa Municipal de Inmigrantes de Molina de Segura

AddThis Social Bookmark Button

 

Este programa municipal comenzó su andadura en diciembre de 2017 y finalizará en mayo de 2018, con el objetivo de favorecer la integración social del colectivo de inmigrantes en el municipio de Molina de Segura, mediante acciones tendentes a conseguir el acceso a los recursos normalizados del municipio, desarrollando habilidades para la capacitación y autonomía  personal. Según datos del padrón municipal, en Molina de Segura hay un total de 9.200 extranjeros, lo que representa un 12,90% de la población total (unas 72.600 personas).

 

Ante la necesidad de realizar un seguimiento de casos con dificultades de inserción social, así como de vulnerabilidad o desarraigo cultural, nacen los talleres de  inserción social, para ofrecer recursos y redes de apoyo social, a la vez que se realiza seguimiento de los casos en su proceso de inserción.

 

Las actividades de los talleres se llevan a cabo los martes y jueves en horario de 16.30 a 18.30 horas, en el Centro Social de la Asociación de Vecinos del Barrio de Fátima, antigua casa del cura, impartidas por técnicos de la Concejalía de Bienestar Social, además de voluntarios. 

 

Las acciones son:

 

-        Taller de cocina. Con el objetivo de favorecer la inserción sociolaboral del colectivo inmigrante para conseguir una empleabilidad de mayor calidad, se inicia el 5 de diciembre de 2017, y finaliza el 12 de abril de 2018, con un total de 6 sesiones de cocina.

 

-        Taller de costura y arreglos. Pretende dotar de destrezas y habilidades en la costura, en el arreglo de ropa, para conseguir la inserción sociolaboral. Se inicia el 9 de enero de 2018 y finaliza el 3 de mayo de 2018, con un total de 6 sesiones.

 

-        Taller de manualidades. Con este taller, se pretende proporcionar vías de comunicación y de relación entre las personas que asisten, de forma lúdica y recreativa, para favorecer la relación y cohesión grupal. Se inició el 14 de diciembre de 2017, con la actividad de pintura en cristal y tela, y finalizó el 18 de enero de 2018. Un total de 3 sesiones.

 

La totalidad de estos talleres se imparten por voluntarios del municipio.

 

Por otra parte, una psicóloga de la Concejalía de Bienestar Social ha impartido el Curso de  Desarrollo Personal Actitudes favorables para las relaciones interpersonales, con el objetivo de impulsar herramientas y habilidades para el adiestramiento y capacitación en la autonomía personal. Se desarrolló en los pasados meses de enero y febrero, con un total de 6 sesiones.

 

Por último, el Programa Municipal de Inmigrantes contempla sesiones  informativas, con el fin de informar y orientar sobre recursos y servicios municipales. Se inicia el día 6 de marzo, hasta el día 24 de abril, en horario de 16.30 a 18.30 horas; un total de cinco sesiones, que se realizarán en el Centro Social de la Asociación de Vecinos del Barrio de Fátima:

 

  • Sesión Mediación, a través del Servicio de Mediación de la Concejalía de Bienestar Social. Dicha sesión se realizará el día 6 de marzo.

 

  • Sesión de Resolución de Conflictos, a través de Servicio de Mediación de la Concejalía de Bienestar Social. Dicha sesión se realizará el día 13 de marzo.

 

  • Sesión de necesidades e inquietudes del inmigrante, a través de voluntariado de la Plataforma de la Inmigración  de Molina de Segura: el día 10 de abril.

 

  • Sesión Informativa Recicla y Respira, separación de Residuos, a través de la Concejalía de Medio Ambiente. Dicha sesión se realizará el día 17 de abril.

 

  • Sesión de recursos municipales, impartida por Trabajadora Social de la Concejalía de Bienestar Social: el día 24 de abril.

                       

La totalidad de las cinco sesiones se imparten por técnicos municipales y voluntariado.

 

Según explica el Concejal de Bienestar Social, Ángel Navarro, “la valoración de este servicio municipal de talleres de inserción social es muy positiva, ya que, al ir dirigido a la población inmigrante, supone un espacio de convivencia intercultural, además de un punto de detección y recogida de necesidades e inquietudes de la población inmigrante. Cabe destacar la importancia de la intervención social a nivel grupal para conseguir la integración social de este colectivo en la comunidad”.