Ayuntamiento de Molina de Segura





Pregón de Fiestas Patronales 2018

AddThis Social Bookmark Button

Ilustrísima Sra. Doña Esther Clavero Mira, Alcaldesa del Excmo. Ayuntamiento de Molina de Segura. Concejales del Grupo de Gobierno y de la oposición. Diputados y Diputadas Autonómicos. Otras autoridades civiles.

Reverendo Don José León, párroco de Ntra. Sra. de la Asunción. Sacerdotes presentes.

Tomás Fernández Gil. Gracias por el concierto que nos vas a ofrecer.

Familiares, amigos y vecinos.

Muchas gracias a Esther y al Grupo de Gobierno por nombrarme pregonero, cargo que acepté con mucha ilusión.

Estamos aquí para dar comienzo oficial a las fiestas patronales de Molina de Segura, en honor de nuestra Patrona, Ntra. Sra. de la Consolación.

Bienvenidos todos a este estupendo teatro Villa de Molina: a los molinenses que han nacido en la metrópoli, a los que hemos nacido en pedanías, a los que viven en urbanizaciones. Y a los extranjeros, que procedentes de los cinco continentes, han llegado en los últimos años. Entre todos hemos construido este pueblo tranquilo y agradable.

Molina es un buen sitio para vivir. Su fértil huerta, que dio origen a las conserveras de frutas y vegetales; su núcleo urbano con todo tipo de servicios, lugares de cultura, de ocio y de compras, con una gran variedad de barrios, pedanías y urbanizaciones.

En las tres pedanías de la huerta y las once del campo y en las once urbanizaciones, se goza de una gran calidad de vida por el contacto más estrecho con la naturaleza, con múltiples senderos para pasear. Pero no es menor la calidad de vida en la villa porque está llena de grandes y de pequeños jardines, de plazas y de plazoletas; y qué decir del maravilloso parque de La Compañía. Además, junto a la población, tenemos el río Segura, con sus márgenes bien acondicionadas para el paseo, así como las veredas de la Huerta de Arriba y la Huerta de Abajo, y también contamos con la vía Verde del Noroeste, construida sobre el antiguo trazado del ferrocarril Murcia-Caravaca de la Cruz. Os invito a todos a pasear. Los paseos tienen la plusvalía que supone hacer deporte en compañía con otras personas. Así se cultivan a la vez el cuerpo y la mente.

Disponemos también de otras ofertas deportivas: pabellones municipales, asociaciones deportivas de todas las disciplinas y equipos de deportes base. También es importante que se fomente el deporte en el mundo laboral, organizando competiciones entre empresas. El deporte es un gran pilar para la salud.

 La cercanía a la capital es otro factor positivo, porque podemos aprovechar su oferta cultural y de espectáculos. Esta cercanía a la capital propicia la venida de nuevos residentes.

La vida de nuestro municipio siempre ha estado ligada al hermoso río Segura, a su clima suave y a un microclima óptimo para los cultivos. Aquí hubo asentamientos ibéricos de la tribu bastitana. Los historiadores romanos del siglo III Tito Livio y Plinio El Viejo, decían que los etruscos, civilización anterior a los romanos, llamaron a nuestro río con el nombre de Thedorus, que significa portador de oro. Los romanos por lo llamaron Thader. Con los árabes se llamó Guadalaviar, que significa río Blanco, por el color del agua en las frecuentes riadas. Bastantes años después pasaría a llamarse río Segura. De aquella Molina agrícola hemos pasado a la Molina industrial y de servicios, que mira al futuro con buenas expectativas, basada en la gran revolución que supuso la conserva, casi desaparecida, pero con unas industrias auxiliares que surgieron a su alrededor, que siguen creciendo día a día.

Desde aquí animo a todos los molinenses emprendedores, que son muchos, para que se acabe con la lacra del paro.

Los historiadores antiguos describieron por el valle del río una gran vía de comunicación hacia el interior de la Península Ibérica. Sabemos que pasa por Molina de Segura la calzada romana que, partiendo del puerto de Cartagena, se dirige a Alcalá de Henares. Por nuestro municipio también pasaba una calzada, que desde el norte de España se dirigía hacia Andalucía. Historiadores musulmanes, después cristianos y también los actuales, describen esas calzadas. 

Molina es un cruce de caminos. Por aquí han pasado conquistadores como El Cid Campeador, reyes como Alfonso X El Sabio o Alfonso XIII y también caciques, como los Fajardo o los Zabálburu; pero ante todo ha pasado y se ha quedado mucha gente buena.

El nombre de Molina viene de la antigüedad romana de la voz Mola; los árabes en un principio la llamaron Mulinak para llamarla más adelante Mulinak as Sikka, que significa Molina de la Calzada. El castillo musulmán de Molina tiene en su cimentación restos del anterior castillo romano. Y junto al castillo, en la antigua fábrica de Maximino, se han descubierto recientemente dos villas romanas. Seguro que hay mucha más historia en el subsuelo de Molina.

Con la Reconquista, al llegar los castellanos oían decir Mulinak as sikka y por similitud fonética lo tradujeron por Molina Seca. Pero Molina nunca ha estado seca. El río siempre ha estado junto a la villa, antiguamente pegado a ella, como podemos contemplar en las visitas guiadas al Museo del Enclave de la Muralla, que recomiendo a todos. Después se llamaría Molina y en 1916 pasaría a Molina de Segura, para diferenciarla de otras Molinas de España.

Sentadas las bases de la historia de Molina de Segura, que es mucho más rica de lo que solemos pensar, vamos con las fiestas.

Mi labor como pregonero consiste en introducirnos en los acontecimientos que vamos a vivir en estos días festivos, para que nos pongamos en la mejor predisposición de disfrutar de ellos. El programa de las fiestas de este año es muy extenso, como veréis en los programas de mano que se han repartido; también se puede consultar en la página Web del Ayuntamiento; bueno, en realidad circula por todos los grupos de Whats App.

Para los filósofos, como Aristóteles, el hombre está hecho para vivir en sociedad; en la vida en sociedad la fiesta es un fenómeno de primera magnitud. Todas las civilizaciones han tenido sus fiestas, e incluso se puede afirmar que eran muy festeros nuestros antepasados. Por poner un ejemplo, los egipcios tenían unos cien días de fiesta al año (no para los esclavos), todas relacionadas con los dioses, el faraón, el solsticio de invierno, el solsticio de verano, fiestas en las crecidas del Nilo, fiesta por la siembra de cada producto, fiesta por cada recolección…Con la llegada de la era cristiana, esas fiestas paganas se adaptaron a la nueva cultura dominante.

Nuestras fiestas patronales tienen el sentido de agradecer a Ntra. Sra. de la Consolación los dones recibidos. Antiguamente las fiestas se celebraban en octubre y en 1958 se pasaron a septiembre, adecuándose a épocas con menos lluvias, a la recién finalizada recolección de frutas y hortalizas, y facilitando la venida de forasteros y de molinenses que viven fuera. 

La lluvia era más frecuente en octubre y este era el peor meteoro que podía aparecer: la fiesta se deslucía, con calles embarradas; pensemos que en 1980 todavía quedaban muchas calles sin asfaltar en Molina de Segura. Si llovía el día grande de la fiesta, la patrona no podía procesionar, la barraca de papelillos se destruía… y la gente permanecía en sus casas.

Con el cambio de fecha también se conseguía acercar la fiesta al día de la onomástica de la Virgen de la Consolación, que se celebra el 4 de septiembre.

 

Voy a hacer ahora una descripción de los PROGRAMAS DE FIESTAS, tanto en el soporte de papel como en su contenido, en las distintas épocas de nuestra historia reciente.

  

 

PRIMERO: Reinado de Alfonso XIII: de 1902 a 1931.

Los programas de fiestas que se conservan en el Archivo Municipal se inician en 1909 y suponen una buena fuente de información sobre nuestra historia. Los programas eran folletos de tamaño folio, con muchos anuncios y colaboraciones de los escritores del momento de Molina de Segura.

En todos los programas viene un saluda del alcalde.

Las fiestas, durante muchos años se han celebrado en cuatro días: las actividades religiosas eran la subida de la virgen a la iglesia de La Asunción, un triduo en su honor, la gran Misa Solemne el domingo por la mañana y la procesión por las calles con la Patrona el domingo por la tarde.  El lunes la romería de bajada de la virgen a su santuario, acabando siempre con un sermón conocido por “fervorín” a cargo de un sacerdote local, y el gran castillo de fuegos artificiales.

El programa cívico incluía juegos infantiles, competiciones deportivas, El tío de la chirimita, la cucaña, las tómbolas, o las atracciones, cada vez más sofisticadas y atrevidas para soltar adrenalina. Y los grandes desfiles y conciertos de las mejores bandas de música del momento. La Banda de Infantería de Marina era la que más entusiasmaba a los vecinos.

La calle principal de la fiesta era la Calle Honda, que parte de la plaza de la iglesia, discurre paralela a la Calle Pensionista, y se une a esta frente al hogar de los mayores. La fiesta estaba junto al castillo.

Durante este período la población pasó de 8.500 a 12.000 habitantes.

En 1921 se suspendieron las fiestas por parte del pleno del Ayuntamiento, debido a la grave situación que vivió España tras el desastre en la batalla de Annual en el Protectorado Español del norte de Marruecos.

 

SEGUNDO: Dictadura de Primo de Rivera: de 1923 a 1930. Fue una dictadura con rey: Alfonso XIII.

Al principio de este período hubo una disminución de la población en 1.000 habitantes, volviendo a los 12.000 al final de esa dictadura.

Los programas de fiestas seguían con el mismo formato y actividades similares. Había muchos anuncios, pero disminuyeron las colaboraciones.

Es curioso resaltar que durante algunos años, una de las atracciones era la suelta de un aerostático gigante. Era muy célebre la feria de ganados en la plaza que se conocía por “El Mercado de los cochinos”, hoy Plaza de Cristo Rey, en el barrio del castillo.

 

TERCERO: Segunda República: de 1931 a 1936. Se inició con 12.300 habitantes y finalizó con 13.000. El tipo de programas y de festejos seguían siendo exactamente iguales. En la parte cívica y en la religiosa.

 

CUARTO: Guerra Civil: de 1936 a 1939; no hubo fiestas en ese lamentable período de nuestra historia reciente.  Fue un conflicto entre hermanos, que no puede volver a ocurrir. La población pasó de 13.000 a 13.500 habitantes.

 

QUINTO: dictadura de Franco: de 1939 a 1976.

La población en este período se duplica, debido a los 38 años de duración y al efecto llamada de la conserva.

Los programas en papel y la programación seguían siendo similares a épocas anteriores, y durante unos años tuvo lugar “El Bando de la Huerta”, compuesto por varias comparsas y rondallas huertanas, que recorrían las calles del pueblo con músicas y soflamas en panocho.

En el “Mercado de los cochinos” seguía celebrándose la feria de ganados; a la inauguración acudían las autoridades con banda de música y en su clausura se otorgaban premios a los mejores ejemplares.

También durante varios años hubo corridas de toros. En 1959 compartían cartel Manuel Cascales y nuestro paisano “El Molinero”.

Había mucho repique de campanas, dulzaina y tamboril y comparsas de gigantes y cabezudos.

Se concedía mucha preponderancia a la elección de Reina de las Fiestas y su corte de honor.

Un hito importante fue la programación del festival internacional de teatro en 1969, que este año cumple su edición número 49.

SEXTO: Y llegó la democracia en 1976.

A partir de este año de 1976, las fiestas se desarrollan durante dos semanas y crecen mucho las actividades cívicas, sobre todo en competiciones deportivas. En esos primeros años hubo bailes y concursos infantiles en todos los barrios de Molina de Segura.

En lo religioso, del triduo se pasó a un novenario; es decir, de tres a nueve días de preparación para la fiesta. Nueve tardes con misa y el esperado sermón a cargo de afamados clérigos; eran muy sonados los sermones de los Jesuitas de San Jerónimo.

En la década de 1980 todo giraba alrededor de la conserva. Ese año se aprueba en el pleno del Ayuntamiento el slogan “Molina de Segura, cuna de la conserva vegetal”, texto que se exhibía en monolitos levantados en las entradas a la villa. En 1981 se cambia el título de “Reina de las Fiestas” por el de “Maja de la Conserva vegetal”.

Con la caída de las conserveras se acabó el nombramiento de reinas y de majas. A los actos religiosos se añadió la Ofrenda Floral a la Patrona. La programación religiosa seguía creciendo con otros actos.

En 1984, el club ciclista molinense inicia la “Ruta cicloturista internacional de la Conserva”, que se sigue realizando con esa misma denominación. Otra prueba tradicional de este club, que cuenta con más de cincuenta años de antigüedad, es el gran premio ciclista “Virgen de la Consolación”.

A partir de 1983 cambia el formato y el fondo de los programas. Desaparecen las colaboraciones y los anuncios. El programa tenía ese año la forma de la silueta de la cabeza de Myckey Mouse, con un diseño vistoso. Seguirían formatos parecidos, también de tipo callejero, con la silueta de la ermita de la Consolación, etc.

En 1995, al saluda del Alcalde se añade el saluda del Concejal de Festejos. Los festejos cívicos aumentan muchísimo. Y se inicia la ruta de la tapa.

En 2016 y 2017, y también este año, el formato del programa es el de un librito de bolsillo, muy práctico y amanoso, con un extenso programa de actos cívicos. Los actos religiosos también han aumentado. Junto al saluda de la Alcaldesa y del Concejal de Festejos se introduce el saluda del Pregonero.

Y en este punto de la historia nos encontramos, con una población del municipio que supera los 70.000 habitantes, dispuestos todos a pasarlo muy bien durante estas fiestas.

 

Un nuevo agradecimiento a todas las personas que han venido al pregón; gracias a Esther y a todos los concejales, funcionarios y trabajadores que han colaborado para que este acto sea tan hermoso.

 

Voy a leer parte de una soflama güertana del estupendo y muy querido panochista molinense Esmeraldo Cano, que se publicó en el programa de fiestas de 1958:

        Ya están aquí, ya han llegao;

         Ya han comencipiao las fiestas

         En honor de nuestra Virgen,

         De nuestra Patrona Excelsa;

         Ya repican las campanas

         En la torre de la iglesia;

         Ya risuenan por el aire

         Cobetes y palmereras;

         Ya va el tío de la chirimita

         Con el tío de la ritreta

         Por las calles del lugar

         Tocando tocatas nuevas;

         Ya están las carnicerías

         Renchías de carne tierna

         Y de toneles de vino

         Y botellas de cerveza,

         Están mu bien pertrechaos

         Tos los fares y tabernas;

         Ya los churros calentiquios

         En las sartenes humean,

         Y la rula e los caballos

         Se encana dando mil güeltas,

         Y en los puestos de turrón

         Las moscas revolotean.

 

A las fiestas de Molina de Segura acudíamos todos los molinenses, viviésemos donde viviésamos, salvo las personas impedidas o muy ancianas.

Desde Torrealta se divisaba la torre de la iglesia de La Asunción, muy iluminada, con bombillas en los arcos de las campanas; se escuchaban los cohetes y el repique de campanas.

Las mozas, vestidas con sus mejores galas, subían a la fiesta, y para no lastimarse los pies con los zapatos de tacón, calzaban zapatillas y los zapatos en el bolso. Al llegar a la puerta de “Blas el Apargatero”, en la Calle Consolación, se cambiaban de calzado.

Después de haber participado en la procesión, los paseos y de todas las diversiones que ofrecía la fiesta, todo el mundo se iba a comer cabezas de cordero asadas o lios de carne en “El Murciano” o en “Casa Gila”, a la espalda de la iglesia de La Asunción, y a otras tabernas de Molina.

De la romería también participábamos. Los que no podían subir a acompañar a la virgen, tomaban buenas posiciones en la puerta de “José el Alcalde” para seguir el recorrido guiados por los sonidos de las campanas y de los cohetes. De allí no se movía nadie hasta que tiraban el castillo.

Estas son mis vivencias en la infancia de las fiestas de Molina de Segura, que recuerdo con mucha nostalgia.

 

¡Vivan las fiestas patronales de Molina de Segura y viva La Virgen de la Consolación!