Ayuntamiento de Molina de Segura





Envases ligeros

AddThis Social Bookmark Button

 

Los envases ligeros comprenden a los siguientes tipos de residuos:

 

 

  • Envases de plástico para alimentación: envases de yogur, botellas de agua, hueveras de plástico, bandejas de “corcho blanco”…
  • Envases de plástico para aseo y limpieza: champú, crema, pasta dentífrica, lejía, detergente, amoniaco, sprays,…
  • Envases metálicos:

           Botes de bebida (refrescos, cerveza,…).

           Latas de conserva (vegetales, de pescado…).

           Aerosoles (desodorante, laca, limpiadores,…).

           Platos y bandejas de aluminio (comidas preparadas…).

           Chapas y latas de metal.

  • Envases tipo “brick”: cartones de leche, zumo, nata, vino,…
  • Bolsas y envoltorios de plástico y aluminio:

           Envases productos de charcutería.

           Papel de aluminio (hecho una bola).

           Bolsas de plástico para alimentos (cereales,..).

           Envoltorios de plástico (film transparente,…).

 

Las ventajas del reciclaje de envases ligeros son:

  • Aluminio: al producir aluminio a partir de chatarra existe un ahorro del 95% de la energía si se compara con la producción a partir del mineral primario, la bauxita. Además, el aluminio puede reciclarse indefinidamente y no disminuye la calidad del mismo.
  • Plástico: es un residuo de gran valor puesto que se puede destinar tanto a la fabricación de nuevos productos  (principalmente tubería con un 35,7%, envase 14,1% y mobiliario urbano 9,5%) como a su aprovechamiento como combustible.
  • Tetrabrick: a partir del polietileno obtenido del reciclado de este envase se puede generar energía para el  tratamiento del papel. Además de producir nuevos productos.

 

 

En el municipio de Molina de Segura se ha pasado de recoger 9,8 kg de envases ligeros por habitante en un año a 13,8 kg durante el año 2.011. La siguiente gráfica muestra las toneladas recogidas desde el año 2.005:

 

 


Esta recogida selectiva ha experimentado un fuerte incremento desde el año 2.005 hasta la fecha actual, pasando de las 536 Tm hasta las 919 Tm del año 2.011, que supone un incremento global del 71,4%.


El número de contenedores instalados en el municipio se ha “casi” duplicado, lo que ha supuesto que el ratio de habitantes por contenedor sea inferior a 90, tal y como se observa en la siguiente figura:



Ecoembes colabora con el Ayuntamiento de Molina en la recogida selectiva de residuos de envases financiando la diferencia de coste entre el sistema ordinario de recogida de residuos urbanos y los nuevos sistemas de recogida selectiva de residuos de envases.


La recogida de realiza de la siguiente manera: Una vez depositados los envases en el contenedor amarillo son recogidos por Sercomosa en camiones de carga frontolateral, los cuales son llevados a la Planta de Tratamiento de Ulea.


El objetivo final de la recogida de envases es su reciclado para producir otras materias primas. Una vez recogidos, los envases se clasifican según el tipo de material: latas, briks o plástico, y según el color para este último.

  • Los envases de plástico se lavan y se retiran las etiquetas para finalmente ser triturados y preparados para aglutinar y formar largos filamentos de los que se obtiene la materia prima que se almacenará en sacos para ser transformada en nuevos productos. Los principales grupos de plástico que componen los envases de consumo son:

  • PET (polietilenotereftalato), utilizado en el envasado de bebidas gaseosas.
  • PEBD (polietileno de baja densidad), utilizado para fabricar bolsas de plástico.
  • PEAD (polietileno de alta densidad): empleado en la fabricación de botellas detergentes, ceras; productos de higiene.
  • PS (poliestireno): Se utiliza en tarrinas de yogures, margarina; bandejas.

El factor decisivo para el reciclado de los diferentes tipos de plástico es separarlos en función de su grado de pureza. Por la misma razón es muy importante que en el contenedor amarillo no se mezclen envases con restos orgánicos y/o de otras clases de residuos no indicados (incluyendo restos del contenido de los envases) para facilitar el tratamiento de este tipo de residuos.

 

  • Para reciclar los envases y envoltorios de aluminio primero se compactan y empacan todas las latas, se derriten y se forman nuevas láminas o bobinas para generar nuevos productos.

 

  • Los envases férricos (acero y hojalata) se laminan en frío y después son recocidos, se les administra un baño de estaño y finalmente pasan directamente a ser cortados en hojas.

 

  • Los envases tipo briks son los más costosos de reciclar ya que se componen de cartón, plástico y aluminio. Esto hace que se haya que separar primero cada una de las partes o capas que componga un brik de forma manual o a través de un sistema automático (campos magnéticos que rechazan los metales no férricos separando automáticamente el aluminio del resto de envases). Una vez separados los envases se transportan a las correspondientes zonas de reciclado.
  • Los briks también pueden reciclarse sin separar mediante su trituración y aplicando calor se transforman en tableros de aglomerado para fabricar muebles y otros objetos. La ventaja es que no se utiliza cola ya que el polietileno al  calentarse se derrite y expande sirviendo como pegamento para el resto de fibras.

 

El ciclo de la recogida de los envases ligeros es el siguiente: