Ayuntamiento de Molina de Segura





Vidrio

AddThis Social Bookmark Button


 

El vidrio ha sido utilizado por el ser humano para fabricar envases con que conservar sus alimentos desde hace varios miles de años. En su fabricación se emplean como materias primas arena (sílice), sosa y caliza y se consumen grandes cantidades de energía.

 


En el iglú o campana verde, se puede depositar todos aquellos envases de vidrio: botellas, tarros, frascos y otros objetos de vidrio. No se pueden depositar en este contenedor elementos como jarrones, vajillas, cristalerías, bombillas o espejos de cristal.


Con el reciclado de envases de vidrio:

  • Se ahorra energía: el reciclado de tres botellas se consigue la energía necesaria para hacer funcionar un lavavajillas o poner una lavadora con toda la ropa de una familia de cuatro personas.
  • También se ahorran materias primas: sílice, sosa, caliza.
  • Se reduce la cantidad de residuos que van a parar a vertederos.
  • Se reduce la contaminación del aire (emisión de CO2) en un 20% al quemar menos combustible para la fabricación de envases. Este último aspecto es importante porque el aumento de la emisión de CO2 es el responsable del efecto invernadero y en consecuencia del aumento de la temperatura que actualmente experimenta nuestro planeta, conocido como “Cambio Climático”.

En la siguiente gráfica se observa que la recogida selectiva de vidrio ha ido en aumento desde el año 2005 hasta el año 2011, duplicando la recogida en el período analizado, pasando de las 427 Tm. recogidas en el año 2005 hasta la 995 Tm. que se recogieron en el año 2011, evitándose la emisión a la atmósfera de más de 400.000 Tm de CO2.

 




La recogida de envases de vidrio procedentes de los iglús ha aumentado un 139% (que supone un 19,8% de media anual), pasando de casi 8.0 Kg/habitante en el año 2005 a 14,9 kg/habitante en el 2011.


Una de las causas fundamentales del aumento del reciclado de vidrio en Molina de Segura es el acercamiento de los contenedores a todos y todas los/as ciudadanos/as, su aumento y distribución en aquellos establecimientos generadores de este tipo de residuo, sin olvidar los programas educativos y las campañas de concienciación que ha realizado el Ayuntamiento en los últimos años.


En España se ha alcanzado una media de 1 contenedor para envases de vidrio por cada 462 habitantes, lo que supera la  media considerada como óptima en Europa de uno por cada 500 habitantes. A nivel municipal, dicho ratio ha descendido  considerablemente, alcanzando los 205 habitante por iglú en el año 2.011, tal y como se observa en la siguiente gráfica:

 

 


Se disponen de un total de 326 contenedores, distribuidos por toda la geografía del municipio, siendo su distribución la  siguiente:

 


El ciclo de la recogida de vidrio sigue el siguiente esquema: