Ayuntamiento de Molina de Segura





Ropa usada y zapatos

AddThis Social Bookmark Button

 

La modernidad y el desarrollo no es algo ajeno a la antiquísima actividad de aprovechar la ropa usada. Hasta hace no demasiado tiempo en nuestro país, el único destino alternativo que tenía esa ropa que había pasado de moda o ya no  encontraba un segundo uso era el llamado ropero de las parroquias, cuyo contenido iba a parar luego a manos de las personas más necesitadas del barrio.


Se desecha más ropa de lo que el sistema puede asumir y el sector textil de ropa usada poco a poco se está profesionalizando. La ropa compuesta de algodón y lana goza de una segunda vida en el mundo del textil industrial. Una parte se  envía a países de África y otra se vende en tiendas de segunda mano. También se exporta a otras ciudades europeas con más cultura de aprovechamiento de ropa usada, como Londres o Berlín.


Según estimaciones del Ministerio de Medio Ambiente, más de 300.000 toneladas de ropa usada acaban cada año en la basura o en los contenedores de reciclado. Una cifra que ya representa el 4 por ciento del total de los desechos que  tienen origen doméstico.

 


En los últimos años, las ONG que tradicionalmente han aprovechado el terreno de la recuperación y el reciclaje de ropa, se han puesto a trabajar codo con codo con Comunidades Autónomas, ayuntamientos y entidades privadas para que  depositar nuestra ropa en un contenedor sea mucho más fácil. Esto es lo que ha realizado nuestro ayuntamiento con la ONG Asociación Proyecto Abraham de Murcia, facilitando la instalación de contenedores en la vía pública para recoger ropa  usada, aquella que no nos sirva o haya pasado de moda para los ciudadanos.

 

La recogida, selección, almacenaje y venta o reciclado de ropa de segunda mano tiene como objetivos sociales fundamentales, los siguientes:

 

  • La donación de ropa a personas necesitadas.
  • La creación de empleo entre colectivos de difícil empleabilidad.
  • La cooperación con países subdesarrollados.
  • La protección medioambiental que se consigue al evitar el vertido de materiales que pueden ser reutilizables reduce el consumo de materias primas, contribuye al compromiso social con un programa de separación, reciclaje y recuperación, y creación de empleo.

El material recogido es clasificado y destinado a las Tiendas Ropero o rastros habilitados al efecto por la Asociación “Proyecto Abraham”. En estas tiendas se venden las mejores piezas que se recogen, a precios simbólicos.

El material recogida en Molina de Segura durante el período 2009-2011 es el que refleja la siguiente gráfica:

 

 


Se observa un importante crecimiento, de más del 65%, del año 2011 con respecto al anterior, como consecuencia de la instalación de nuevos contenedores en las vías públicas, alcanzándose en la actualidad un ratio de 2,1 kg de ropa por habitante.