El Ayuntamiento de Molina de Segura incrementa las tareas de limpieza y desinfección de las zonas del municipio más sensibles y de máxima afluencia

AddThis Social Bookmark Button

 

Esta labor de refuerzo, que incluye la limpieza en toda la vía pública con hipoclorito, está previsto que tenga una duración de 15 días, aunque en función de como se vayan desarrollando los casos de COVID-19 en la localidad se prolongará hasta que remitan.

 

La intensificación de los trabajos de desinfección que lleva a cabo el Ayuntamiento de Molina de Segura a través de la Concejalía de Servicios Municipales, contempla la preparación de la vuelta a los colegios, realizándose la limpieza y desinfección de los perímetros de las escuelas infantiles y de los colegios públicos, así como de las pistas interiores. Estas tareas se realizarán entre el 17 de agosto y el 4 de septiembre por la empresa de servicios SERCOMOSA, con el fin de que para el 8 de septiembre, día de comienzo del curso escolar, las zonas anteriormente mencionadas se encuentren en condiciones óptimas para un inicio de curso seguro.

 

La Concejala de Servicios Municipales, Sandra Díez Calderero, ha explicado que la entrada en la “nueva normalidad” no ha supuesto en ningún momento que las actuaciones para garantizar la desinfección dejaran de realizarse en las zonas más sensibles y de máxima afluencia, como son las plazas y paseos más transitados del municipio. Además también se está procediendo a la desinfección diaria de los juegos infantiles, los aparatos de gerontogimnasia y de los de calistenia de los parques y plazas que cuentan con dichos elementos. Asimismo, se sigue, después de la celebración de los diversos mercados semanales, con la limpieza de las zonas donde se instalan.

 

La edil molinense ha añadido que desde mediados del mes de marzo se han realizado tareas de limpieza y desinfección en todo el término municipal, incluyendo entre otros, los centros de salud, las residencias de mayores y las zonas sensibles. Estas labores de desinfección se vieron reforzadas por dos intervenciones de la Brigada Forestal, una de la Demarcación de Carreteras y otra de la Armada, en la Estación de Autobuses, dentro de la Operación Balmis.