Ayuntamiento de Molina de Segura





Abre al tráfico el tramo de N-301 donde el Ayuntamiento de Molina de Segura ha llevado a cabo obras de reparación por daños provocados por la DANA de septiembre de 2019

AddThis Social Bookmark Button

 

Los trabajos obligaron, en el mes de agosto, a desviar provisionalmente el tráfico rodado a la altura del cruce de la N-301 con la carretera RM-B6, con el fin evitar el paso de vehículos en los dos carriles del tronco de la N-301 en sentido Albacete, ya que los trabajos se iban a realizar en toda la anchura del arcén y carril derecho, algo para lo que se requería que no hubiera tráfico tampoco en el carril izquierdo por motivos de seguridad.

 

Tras las fuertes lluvias torrenciales de los días 12, 13 y 14 de septiembre de 2019, se originaron desprendimientos y erosiones en el talud que soporta la Av. de la Industria (antigua N-301) en las inmediaciones del enlace de dicha carretera con el Polígono Industrial La Serreta y la carretera RM-B6, principalmente en la margen derecha, en sentido Albacete, lo que dio lugar a la aparición de fisuras y rehundimientos en el carril derecho en sentido Albacete, y obligó a señalizarlo para evitar que discurriera el tráfico por dicho carril, procediéndose a la reparación de las fisuras y baches en dicho carril. Tras dichas reparaciones iniciales, las fisuras y rehundimientos volvieron a aparecer de manera más acentuada, y, tras unos estudios geotécnicos, se determinó que la principal causa de dichos rehundimientos fue un deslizamiento del talud, provocado fundamentalmente por la erosión del mismo y la acumulación de humedad.

 

De la misma manera, el talud que soporta la Calle Panamá para salvar el desnivel entre dicha calle y la Calle Uruguay, situadas en el Polígono Industrial La Serreta, en las inmediaciones del enlace de la N-301 con el Polígono Industrial La Serreta y la carretera RM-B6, también sufrió deslizamientos y desprendimientos, provocando el hundimiento de la calzada y acera en la zona lateral más próxima al talud, lo que obligó a restringir el tráfico en dicha zona.

 

Debido a la rápida evolución de los rehundimientos y fisuras observados en ambos casos, se tramitó un procedimiento de emergencia para acometer la reparación de ambos taludes, dado que se podría llegar a una situación de grave peligro de accidente, particularmente en la N-301, que soporta un intenso tráfico de vehículos pesados.

 

En ambos casos, de acuerdo con las recomendaciones del estudio geotécnico, se ha procedido a la retirada de los materiales inestables y deteriorados de los taludes y terraplenes, ejecución de un muro de hormigón armado en el pie de los taludes, que actúe como cimiento de cada talud, reconstrucción de los taludes y terraplenes con bloques escollera, protección superficial de los mismos, y reposición de los firmes, pavimentos, señalización, balizamiento y defensas.

 

La inversión ha ascendido a algo menos  200.000 euros.