El Alcalde de Molina de Segura y el Consejero de Obras Públicas visitan las obras de acondicionamiento realizadas en el Mirador del Castillo

MiradordelCastillo Visitafindeobras mar13 NOTICIA

El Alcalde de Molina de Segura, Eduardo Contreras Linares, y el Consejero de Obras Públicas y Ordenación del Territorio de la Región de Murcia, Antonio Sevilla Recio, han visitado, el lunes 25 de marzo, las obras de acondicionamiento llevadas a cabo en el espacio público Casa de la Maita y Mirador del Castillo, en el Barrio del Castillo.

El proyecto, redactado por el arquitecto Ángel Cases, ha consistido en el ajardinamiento y recuperación de la Muralla Medieval del siglo XIII, cuyo lienzo mide doce metros, así como la Torre y un Silo de cereales del siglo XVII. Se trata de la parte más alta del Barrio del Castillo, conocida como Mirador del Castillo, donde se ubica la antigua Casa de la Maita, que incorpora restos de dicha muralla medieval. Se ha llevado a cabo la demolición de los elementos inmobiliarios sin interés y la recuperación y puesta en valor de los restos arqueológicos, lo que convierte a este espacio en un nuevo recurso turístico y cultural para el municipio, ya que se recuperado su valor patrimonial e histórico.

Los trabajos, ejecutados por la empresa Lorquimur, han supuesto una inversión de 678.657 euros, y han sido cofinanciados al 41 por ciento (281.163 euros) por la Consejería de Obras Públicas y Ordenación del Territorio, gracias al programa de subvenciones a corporaciones locales para el acondicionamiento de espacios públicos. El 59% de la inversión ha sido financiada por el Ayuntamiento molinense.

Además de la importancia de la intervención desde el punto de vista arqueológico, también destaca la adecuación del espacio como mirador y zona de estancia pública integrando un equipamiento que revitaliza dicha zona. La intervención ha proporcionado un adecuado tratamiento al mirador con pavimentación, jardinería y mobiliario urbano.

Recuperación de restos arqueológicos de los siglos XIII y XVII

Gracias a los trabajos arqueológicos realizados en el enclave, se han identificado restos de muralla del alcázar (siglo XIII) unidos a la torre, de los que se conservan unos doce metros de longitud de una altura de cuatro metros y una sección de 65 centímetros.

Además, se ha recuperado una base de la torre rectangular de seis metros de frontal y cuatros metros de flanco y, un silo de cereales del siglo XVII parcialmente cubierto por cúpula, de unos cinco metros de diámetro exterior.

Por último, se ha resuelto la accesibilidad al Mirador desde las calles que confluyen al mismo a base de rampas cuya implantación pretende rememorar los entrantes y salientes originales del promontorio natural.