Joaquín Martínez Riquelme presenta el libro ‘Merece la pena recordar. Vivencias, anécdotas, costumbres y tradiciones’ el martes 21 de abril en Molina de Segura

LibroMerecelapenarecordardeJoaquinMartinezRiquelme PORTADA LIBRO abr15 NOTICIA
El acto de presentación del libro Merece la pena recordar. Vivencias, anécdotas, costumbres y tradiciones, de Joaquín Martínez Riquelme Alican.dt.,tendrá lugar el martes 21 de abril, a las 20.00 horas, en la Biblioteca Salvador García Aguilar (en la Avenida del Chorrico, nº 44). Los escritores Rubén Castillo y Santa Cruz García Piqueras intervendrán en este acto, que forma parte de la programación de la Primavera del Libro 2015 de Molina de Segura.
El molinense Joaquín Martínez Riquelme, nacido en 1945 en el barrio de San Roque, hijo de Juan de Dios el Alicandete y de Josefa la Nena Aurora, escribe desde la madurez este libro de memorias que no sólo recoge vivencias personales, de familiares y de vecinos, sino que también incluye todo un repertorio de costumbres, juegos, oficios, artistas, músicos y otros personajes que constituyen fiel reflejo de toda una época. El autor, casado, con tres hijos y cinco nietos, tras una vida laboral de cincuenta y tres años, explica que “desde la jubilación he dedicado, a trancas y barrancas, parte de mi tiempo libre a escribir este libro de memorias, donde trato de contar cuanto me ha sucedido desde mi infancia, aportando una sucesión de historias, vivencias y anécdotas a nivel individual como de mi familia, amigos y colindantes. Además, especifico los juegos infantiles, las ocurrencias, costumbres, fiestas populares, faenas agrícolas, tradiciones, gastronomía, vecinos allegados o distanciados, personajes inolvidables u otros advenedizos que significaron algo para mí durante aquella época, sin olvidar la influencia que tuvo mi barrio –el de San Roque– en el tejido industrial, comercial o artesanal de Molina”. Y continúa afirmando que, “aparte, recuerdo a los músicos de la Banda Municipal, deportistas, a un novillero, un imaginero, un poeta, aficionados al cante jondo y de ópera, chirigoteros trapichantes, verdugos… de cebolla, un capador de pollos y cerdos, municipales, policías, guardias civiles seminaristas, curas, monjas, frailes, comunistas, falangistas, somatones y estraperlista. Todo un entramado tan variopinto que daba savia al barrio”.