Buscar
Filtros genéricos
Buscar por título
Buscar en el contenido
Buscar
Filtros genéricos
Buscar por título
Buscar en el contenido

La Sala ‘El Jardín’ de Molina de Segura acoge la exposición ‘CIEZA: SIMETRÍAS EFÍMERAS’, del fotógrafo ciezano Juan Fernández Saorín, del 10 de marzo al 21 de abril

La exposición CIEZA: SIMETRÍAS EFÍMERAS, del fotógrafo ciezano Juan Fernández Saorín, organizada por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Molina de Segura, abre sus puertas al público el jueves 10 de marzo, en la Sala Municipal de Exposiciones El Jardín (en Calle Profesor Joaquín Abellán, nº 8). El acto de inauguración de la exposición tendrá lugar a las 20.00 horas.

La muestra podrá visitarse hasta el día 21 de abril, en el siguiente horario: jueves (visitas concertadas), de 10.30 a 13.30 horas; y de martes a sábados, de 17.30 a 20.00 horas.

Juan Fernández Saorín (Cieza, 1971) presenta su proyecto fotográfico Cieza: simetrías efímeras, que nace fruto del carácter curioso, inquieto y creativo de su autor. A través de su objetivo muestra una realidad existente en la que no se repara y que, por tanto, pasa inadvertida a los ojos del viandante. Una realidad que la naturaleza ofrece generosa y que Juan Fernández muestra habilidosamente, haciendo a las personas que se acercan a esta exposición partícipes de sus propias fantasías, mostrando un universo paralelo, escribiendo un guión fotográfico que usa como protagonistas a la belleza de la naturaleza, al tiempo que intenta crear diálogos entre sus obras y el espectador, usando como efecto motivador la propia sorpresa.

Cieza: simetrías efimeras recoge una amplia serie de fotografías cuyo hilo expositivo gira en torno a reflejos en charcos de lluvia, unos reflejos tan caducos como los propios charcos, conseguidos tanto en el entorno urbano, mostrando edificios singulares de Cieza, como en el entorno natural, a veces más cercano al casco antiguo, a veces más alejado, pero siempre intentando mostrar reflejos de emblemas ciezanos, como su Atalaya y Castillo, el casco antiguo sobre el Paseo Ribereño, la Plaza de Abastos o la Basílica de la Asunción; procurando, en función de la ubicación del charco con respecto al reflejo que busca, jugar con la perspectiva, dotando a esas fotografías de una profundidad increíblemente inverosímil.

La itinerancia deseada de la exposición por parte de su autor, dada su singularidad, encuentra en la Sala El Jardín de Molina de Segura su quinta estación. Anteriormente pudo verse en el Museo de Siyasa de Cieza, en la Sala Ámbito Cultural de Murcia, en la Sala Adolfo Suárez del edificio CIMA de Abarán y en el Centro Cultural de Lorca.