Buscar
Filtros genéricos
Buscar por título
Buscar en el contenido

El Ayuntamiento de Molina de Segura reitera al Gobierno Regional la disponibilidad de unos terrenos municipales para la ampliación del Centro Tecnológico de la Conserva

“Tenemos espacios que ofrecemos gratuitamente para que el Gobierno Regional reconsidere la iniciativa de quitarle a los molinenses una unidad del Centro Tecnológico Nacional de la Conserva” afirma el alcalde, Eliseo García Cantó

Centro Tecnologico Conserva Molina Foto fachada principal

Debido a la falta de espacio, sobre todo en la planta piloto de fabricación, en el año 2008 se procedió a estudiar y promover de oficio, la posibilidad de ampliar el Centro Tecnológico de la Conserva y la Alimentación, con sede en Molina de Segura. “Viendo las posibilidades de mejora sectorial en la producción, investigación y asesoramiento de la conserva como sector productivo principal en la Región, se estudiaron alternativas para que el CTNC ampliara espacio y mejorara producción” afirma el alcalde del municipio, Eliseo García Cantó.

El edificio actual del CTNC, situado en la Calle Concordia de la ciudad, fue inaugurado en 1996, sobre una parcela de 4.250 m2, una edificación total de 2.600 m2, lindando también a las calles Buen Amigo y Gabriel Cárceles. Su planta piloto se halla junto a un colegio público, lo que dificulta la actividad industrial. Por ello, el Ayuntamiento de Molina de Segura ofreció a la Agrupación de Conserveros la cesión de parte de una parcela municipal situada en la urbanización Mirador de Agridulce, a escasos metros del Campus de Espinardo, y junto al futuro Campus de Molina de Segura, ya cedido a la Universidad de Murcia y que constará de unos 400.000 m2 de extensión.

Suelo público municipal que reúne todas las necesidades de proyección en cuanto a investigación y cercanía con la Universidad de Murcia y que, además, mantiene su ubicación en Molina de Segura. “Molina de Segura, tras la crisis de desindustrialización de los 90, reivindicó la ubicación del Centro Tecnológico de la Conserva junto a otras apuestas”, sigue Eliseo García.

El alcalde afirma que “no estamos hablando de un Centro Tecnológico más. Sino del hito que marcó la historia de nuestra ciudad tras los terribles momentos que pasaron los molinenses tras la crisis industrial y de la conserva. De todo ello aprendimos; tanto es así que tenemos una industria diversificada y fuerte para que ninguna crisis nos vuelva a llevar a los 90”.

Molina de Segura sigue siendo una ciudad puntera de la conserva vegetal, de las 97 empresas que nacieron de 1919 al 2010, hasta hoy, que tenemos uno de los mayores cluster de industrias fabricantes de España, tanto conserveras como empresas auxiliares y complementarias. En este sentido, la mayoría de las empresas usuarias del centro son de Molina de Segura”.

“Nuestra ciudad no puede permitir que nos arranquen un trozo de nuestra historia y una seña de identidad propia. Ofrecemos alternativas que cumplan todas las necesidades del centro sin que salga de Molina de Segura: más metros cuadrados, cercanía con la universidad y los centros de innovación y que siga en nuestro término municipal. Las tradiciones molinenses son el exponente de un pueblo que nunca ha dejado de reivindicarlas y Molina de Segura es un pueblo conservero por tradición. Por todo ello, ofrecemos al Gobierno Regional la cesión de terreno municipal para la ampliación del CNTC”, termina el alcalde de la ciudad.